El Grupo de las 20 economías industrializadas más importantes del mundo, el G-20, no llegará a un acuerdo sobre un impuesto mundial a los bancos, indicarán los ministros de Finanzas y banqueros centrales del colectivo.

En borrador del comunicado, filtrado durante la reunión que los funcionarios iniciaron ayer en Corea del Sur y concluirá el 5 de junio, urgieron que se acelere la reforma al sistema financiero global, tópico que será uno de los ejes del encuentro de los líderes del G-20, el cual tendrá lugar los próximos 26 y 27 de junio en Toronto, Canadá.

Tal propuesta ha sido apoyada de manera general por la Unión Europea e incluso Estados Unidos, que busca que los recursos recaudados por este arancel sean utilizados para cubrir los costos del millonario del rescate al sistema financiero.

Sin embargo, Canadá, cuyo sistema bancario tuvo un menor impacto durante la crisis, se opone a este tipo de imposiciones, al argumentar que sus bancos no tienen porqué pagar los daños provocados por las entidades estadounidenses y europeas.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) presentará hoy nuevas propuestas sobre los gravámenes al sector financiero ante los ministros de finanzas, reunidos en el puerto coreano de Busan.

Vamos a presentar una versión revisada de nuestro informe sobre la imposición de impuestos al sector financiero , anunció en conferencia de prensa un portavoz del FMI, David Hawley.

En este sentido, los ministros sostienen en dicho documento, que será divulgado al término del encuentro, que buscarán desarrollar, con la contribución del FMI, una serie de principios sobre la manera en que el sector financiero podría aportar una justa y sustancial contribución para que, junto con las autoridades, se ponga fin a las crisis financieras.

Respecto del crecimiento económico, el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, advirtió que la reactivación de la economía mundial continúa siendo frágil y llamó a que se estimule el crecimiento para resolver los problemas de la deuda europea.

Critica falta de coordinación

El comisario de Mercado Interno de la Unión Europea, Michel Barnier, criticó el hecho de que los reguladores bursátiles internacionales hayan retrasado la entrega de un marco global homologado de normas contables y de transparencia para el sistema financiero, pues éstos admitieron que no lograrían presentar dicho esquema antes de junio del 2011, informó el diario británico Financial Times.

Barnier, encargado de reformar los servicios en Europa, no descarta impuestos a los bancos.