Washington DC.- El argumento de buscar reducir los déficits comerciales e impulsar el crecimiento económico de un país a través de políticas proteccionistas como las que quiere establecer Estados Unidos (EU), no son la mejor opción, pues lo que realmente se debe hacer es reducir los niveles de gasto y equilibrarlo con los ingresos que perciben las naciones, indicó Maurice Obstfeld, economista en jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“En el entorno actual, la carga de reducir los desequilibrios mundiales debe ser resuelto con disminuir el déficit excesivo y no con barreras comerciales (…) los países deben adoptar políticas macroeconómicas que vayan de la mano con sus niveles de gasto y que se acerquen más a su nivel de ingreso”, expuso al presentar el reporte anual del Panorama Económico Mundial (WEO, por su sigla en inglés).

Durante su participación en las Reuniones de Primavera del FMI y del Banco Mundial, comentó que si bien los desequilibrios de cuenta corriente pueden desempeñar un papel económico esencial, cuando se convierten en algo excesivo, traen consigo riesgos como las controversias comerciales.

Lo anterior lo comentó ante la intensificación reciente de las tensiones comerciales, las cuales empezaron a principios de marzo con el anuncio de Estados Unidos de imponer aranceles en el aluminio y el acero por razones de seguridad nacional.

“Estas iniciativas lograrán muy poco en cambiar el déficit de la cuenta corriente de EU, el cual se debe más al alto nivel de gasto que continúa rebasando el ingreso total (…) estas medidas fiscales habrán de ampliar el déficit de cuenta corriente de EU en alrededor de 150,000 millones de dólares”.

Obstfeld acotó que las restricciones comerciales tienden a amenazar y socavar la confianza; así como descarrilar el crecimiento económico mundial de manera prematura.

Países avanzados coquetean con barreras

Para el cierre de este y año y del 2019, el FMI proyecta que la economía mundial presente un avance del 3.9%, lo que representaría una recuperación, pero podría verse afectado con las “guerras comerciales”.

“El hecho de que las economías principales en el mundo estén coqueteando con una guerra comercial en momentos en que la expansión económica es tan amplía, podría afectar con el tiempo marcando una polarización de empeños y salarios”.

Cuando se le cuestionó si podría definir qué tan cerca está el mundo de enfrentar una guerra comercial y cuál sería su impacto, respondió:

“No estoy seguro de que exista una definición formal de lo que es una guerra formal, pero ha habido disparos en esta guerra con negociaciones de carácter bilateral (…) Si no encontráramos en un círculo así, tendría efectos económicos muy profundos y denominarlo o no como una guerra comercial, sería motivo de gran preocupación”.

Indicó que, si bien están previendo una recuperación económica, no será temporal, debido a los riesgos que representan las barreras comerciales.

erp