México es uno de los cinco países emergentes que más se endeudaron para revertir el deterioro de la economía debido a la recesión mundial y será también uno de los cinco que más tiempo tardarán en sanear sus finanzas públicas, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con estadísticas del organismo, mientras economías como Brasil, China, India y Rusia lograrán bajar su deuda pública a niveles que tenían previos a la crisis (2007), México no lo conseguirá ni en los próximos cinco años. Según estimaciones del organismo, el pico de las obligaciones públicas de México se registrará este año, cuando promediarán 44.5% del PIB.

Este porcentaje significa que en tres años el gobierno elevó sus obligaciones públicas en 4.2 puntos del PIB. Claro que la base del endeudamiento es mucho más baja que la de países como Brasil, el cual en el 2007 tenía una deuda gubernamental que representaba 65.2% del PIB, o la de India, que es de 79.2 puntos del PIB.

Mientras, la de México significaba 38.2% del PIB, el nivel más bajo alcanzado por el indicador en los últimos 10 años.

Ajuste fiscal

El organismo -al frente de Dominique Strauss-Kahn- considera que, no obstante este importante incremento de la deuda pública mexicana, podría estabilizarse sin problema en la medida que el gobierno logre ajustes fiscales fuertes en los próximos cinco años.

En el documento, los especialistas del Fondo comparan las finanzas públicas de 56 economías que incluyen una muestra de los países industrializados y de las naciones emergentes más grandes del planeta.

Ahí puede verse que la deuda del gobierno mexicano representaba 45% del PIB en el año 2000, mientras que en el 2007, antes de la crisis, registró el nivel más bajo, al representar 38.3 por ciento.

El FMI urgió a los gobiernos de los países industrializados a realizar un fuerte ajuste fiscal que libere de presiones a la economía.

Al difundir el documento semestral Fiscal Monitor , el organismo evidenció que son la abultada deuda pública y las presiones fiscales las que mantienen amarrado el despegue de la actividad productiva mundial, al menos de aquí al año 2015.

Déficit hasta el 2030

En ausencia de un plan que reduzca las brechas presupuestarias, anticipa que Japón registrará una deuda pública de 247% de su PIB en el año 2014 y le seguirán en, tamaño de obligaciones, países como Estados Unidos (106.4% del PIB), Reino Unido (90.7% del PIB) y España (89.6% del Producto). Las estimaciones se realizaron antes de que España presentara su plan de austeridad.

El déficit de los países ricos bajará este año en cuatro décimas, pero la reducción se debe únicamente a la disminución de la ayuda al sector financiero en Estados Unidos.

Según el FMI, los gobiernos tendrán que reducir su déficit en 8.75 puntos de su PIB durante la próxima década para que su deuda vuelva a 60% del PIB en promedio, en el año 2030.

[email protected]