BBVA México precisó que las medidas anunciadas hace unos días por el Banco de México (Banxico) para dar liquidez al sistema financiero no implican una expansión de la base monetaria (impresión de dinero) ni hacer uso de las reservas internacionales.

En un análisis desarrollado por el área de estudios económicos del banco, mencionó que ha creado polémica, por una posible impresión de dinero, la medida de ampliación del acceso a la Facilidad de Liquidez Adicional Ordinaria (FLAO) a la banca de desarrollo y la reducción del Depósito de Regulación Monetaria (DRM).

“Estas dos medidas parecen estar creando polémica debido a la interpretación errónea de que el Banxico está recurriendo a la impresión de dinero para financiar al sector público a través de la banca de desarrollo”, puntualizó.

En este sentido, BBVA explicó que la ampliación de la FLAO a la banca de desarrollo, al involucrar operaciones de reporto o créditos garantizados, propiciaría una inyección de liquidez por parte del Banxico, que incrementaría las reservas de dicha banca y, por el mismo monto, los pasivos del banco central.

Puntualizó que como estos instrumentos financieros generan rendimientos en intereses, el Banxico estaría captando dicho excedente de pesos.

“Pero como cualquiera de estas operaciones representa una acción de política crediticia del banco central, su impacto monetario es neutralizado o esterilizado. Así, el excedente de pesos por los rendimientos en intereses no estaría creando dinero o incrementando la base monetaria. Al mismo tiempo, la esterilización permite que la tasa de interés interbancaria a un día se mantenga alrededor de su objetivo”, detalló.

Sobre la reducción del DRM por 50,000  millones de pesos que el Banxico anunció para liberar recursos a la banca múltiple y de desarrollo, el banco central comunicó que esterilizaría el impacto monetario de esta medida.

Es decir, se trata de una operación puramente crediticia por parte del Banxico que no implica creación de dinero.

“Cabe mencionar que ha surgido una discusión acerca de si estas medidas implican un uso de las reservas internacionales. Éste no es el caso, las operaciones en el mercado cambiario se hacen al amparo de la línea swap que se acordó con la Fed de Estados Unidos”.

eduardo.juarez@eleconomista.mx