En el primer semestre del último año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, los ingresos presupuestarios se redujeron en 10.3% en términos reales y respecto de lo observado en el mismo periodo del 2017.

Es la primera reducción que se haya observado en un periodo similar desde que inició este gobierno. En el 2013 registraron un incremento de 0.9%, en el 2014 se elevaron 1.7%, en el 2015 subieron 3.9%, mientras que en el 2016, 11.4% y en el 2017 se elevaron 7.6 por ciento.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) detalló que si no se considerara el remanente de operación que recibió el gobierno federal por parte del Banco de México en el 2017, los ingresos presupuestarios registrarían un aumento de 2.1% en este primer semestre del 2018.

Por el pago de impuestos que hacen los contribuyentes, el gobierno federal obtuvo 1.5 billones de pesos en los primeros seis meses del año, lo que implicó un incremento de 1.1%, en términos reales y respecto del año anterior.

Por el Impuesto sobre la Renta, las arcas del gobierno se vieron beneficiadas con 876,836 millones de pesos, un incremento anual de 0.6%; mientras que del Impuesto al Valor Agregado obtuvieron 460,865 millones de pesos, un avance de 9.8 por ciento.

IEPS a gasolina afecta

La recaudación que se obtiene por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) tuvo una reducción de 17%, respecto del primer semestre del 2017, con lo que sólo se ingresaron 165,359 millones de pesos.

Lo anterior se debió en gran medida a que los ingresos que se obtienen por el IEPS a gasolina y diesel registraron una reducción anual de 27.4%, lo que significó recursos por 83,780 millones de pesos. Además, esta recaudación es menor en 28,830 millones de pesos a lo que se esperaba obtener.

En su programa, la SHCP esperaba recaudar por este gravamen 112,610 millones de pesos en los primeros seis meses del 2018.

Durante junio, el estímulo fiscal que dio la SHCP para suavizar los precios de la gasolina se incrementó entre 75.6 y 60.33% —en el caso de la Magna—, con lo que por cada litro de gasolina que se adquiría, el gobierno dejó de recaudar entre 3.468 y 2.456 pesos.

Hacienda enfatiza que sin considerar los ingresos por IEPS a gasolina, los recursos por el cobro de impuestos registrarían un crecimiento de 3.4 por ciento.

Petróleo aporta 19%

En el primer semestre del año, los ingresos petroleros mostraron de nuevo una recuperación, pues se elevaron 8.7% en términos reales y respecto del 2017, con un total de 475,676 millones de pesos.

Este monto significó que los ingresos que se obtienen por la renta petrolera aportaran 19% de los ingresos totales del gobierno federal; los ingresos no petroleros donde se ubican los tributarios, derechos y aprovechamientos aportaron 81 por ciento.

“Los ingresos petroleros aumentaron debido al incremento en el precio promedio de exportación de la mezcla mexicana de petróleo, efecto que se contrarrestó en parte por la disminución en la producción de petróleo y la apreciación del tipo de cambio”, mencionó Hacienda en su reporte de finanzas y deuda pública.

En el primer semestre del año, la producción petrolera fue de 1,885.7 millones de barriles diarios, lo cual es menor a lo programado, ya que se contemplaba una producción de 1.916.6 millones de barriles diarios.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx