La moneda turca sufrió un nuevo golpe de casi 5% en su cruce con el dólar este jueves.

La lira turca, que lleva dos meses con una depreciación acelerada, perdió este jueves 4.96% frente al dólar y 4.42% frente al euro.

Al cierre de los mercados en Europa, 1 dólar se cambiaba en los mercados por 5.54 liras, lo que supone una caída de casi 5% respecto al cierre del miércoles (5.27 dólares).

Al mismo tiempo, el euro se vendía a 6.40 liras, acumulando una depreciación de 4.42% en la jornada.

Hace cuatro días que la moneda turca rompió la barrera psicológica de 6 liras por 1 euro. Apenas hace cuatro meses, la moneda europea se cambiaba a 5 liras.

Desde inicios de año, la pérdida supera ya 30%, tanto respecto al dólar como al euro.

Los expertos atribuyen la depreciación de la moneda turca a la fragilidad de la economía del país euroasiático, basada sobre todo en el consumo interno, con un alto déficit comercial y necesitada de inversiones extranjeras.

El flujo de dinero extranjero, sin embargo, escasea ante lo que muchos inversionistas perciben como una falta de estabilidad política, crecientes tensiones con Estados Unidos y una interferencia del gobierno en la política monetaria del Banco Central de Turquía (CBRT, por su sigla en inglés).

Así, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha advertido repetidamente contra la intención de subir las tasas de interés, mientras que los analistas consideran esta medida necesaria para frenar la alta inflación (de casi 16%) y estabilizar la moneda.

INFLACIÓN Y TEMORES DEL MERCADO

La inflación a tasa anual de Turquía en julio fue de 15.85%, contra 15.39% en junio, según los índices oficiales publicados hace una semana, lo cual marca un récord desde el 2003. Los sectores más afectados por el alza de los precios fueron el de transporte, registrando aumentos de 24.41% en un año y alimentación 19.4 por ciento.

La inflación, la depreciación de la lira y la deuda externa dejan vulnerable al país, lo cual pega también al mercado. Los inversionistas han ido retirando sus capitales del país en días recientes. Además, temen un conflicto diplomático con Estados Unidos derivado de la compra de petróleo de Irán.

El CBRT, por su parte, ha gastado 16% de sus reservas internacionales que, a junio, disminuyeron a 74,000 millones de dólares, cuando al iniciar el 2018 contaba con más de 88,000 millones. Asimismo, ha subido las tasas de interés a 18% desde 8% en lo que va del 2018.

A inicios de agosto, el banco central revisó al alza sus previsiones de inflación para el 2018 a 13.4%, contra una estimación precedente de 8.4 por ciento.

Las últimas previsiones del banco central prevén una inflación de 9.3% para finales del 2019.

Por su parte, el ministro de Finanzas, Berat Albayrak, yerno de Erdogan, presentará este viernes a la nación un nuevo plan económico para estabilizar la moneda y reducir la inflación por debajo de los dos dígitos.

Además, informó en un comunicado que rebajó la previsión de crecimiento del país a un rango de entre 3 y 4% desde 5.5% en el pronóstico anterior. Turquía creció 7% en el 2017, de acuerdo con cifras oficiales.