El subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Gabriel Yorio González, pidió a los senadores no reducir más el superávit primario de 0.7% del Producto Interno Bruto (PIB), pues ello implicaría que la deuda del país se pueda elevar y que los ingresos del gobierno se vean más presionados.

“La Ley de Ingresos de la Federación (LIF) tiene poco margen de maniobra para ajustes, nos gustaría que el superávit primario se mantuviera en el nivel propuesto; creemos que si se reduce, la señal a los mercados en términos de deuda no sería adecuado”, expuso al comparecer ante las comisiones de Hacienda y Crédito Público y Estudios Legislativos del Senado de la República.

Comentó que los cambios los turnaron los diputados en la minuta de la LIF —la cual fue aprobada en San Lázaro el viernes pasado— y que implica recursos adicionales por 6,981.6 millones de pesos, están relacionados con tratar de optimizar el nivel de recaudación y de ingresos para la Federación.

“Pero me gustaría destacar que hay poco margen para tratar de presionar los ingresos. En un ejercicio de manejo de gestión financiera, la Tesorería y el presupuesto son prácticamente un espejo, por cada operación de presupuesto tiene que haber una en Tesorería”.

Desde su perspectiva, “estamos en un momento en que poner más números a la LIF no necesariamente se traduciría en pesos sonantes en la Tesorería, entonces, creo que en un ejercicio de responsabilidad fiscal, nos gustaría que la LIF se mantuviera en los rangos que enviamos”.

Recordó que en los Precriterios Generales de Política Económica 2020, se propuso un nivel de superávit de 1.3% del PIB, pero se decidió ajustar a 0.7% para tener mayor holgura en el gasto.

No obstante, aseguró que ya no se puede reducir más este nivel como se propuso por algunos diputados del PT para que el gobierno pudiera disponer de mayores recursos para destinarlos a inversión.

Insistió en que reducir más el superávit primario implicaría que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) —el nivel más amplio de deuda— se elevara más de lo que tienen estimado en 45.6% del PIB en el 2019. “No sería una buena señal presionar el nivel de deuda”.

Plan B: política contracíclica

Luego de comparecer frente a los senadores por alrededor de cinco horas, se le cuestionó al funcionario cuál sería el plan B de la SHCP en caso de que la economía mundial y nacional continuara con una fuerte desaceleración, respondió:

“El plan B que estamos pensado es precisamente la política contracíclica (...) Una vez que aprueben el Paquete Económico 2020 vamos a presentar una iniciativa para que México se pueda mover de una política de fondos de estabilización a fondos contracíclicos con una política clara y ligada a la inversión pública”.

Detalló que para hacer esta política contracíclica se tendrían que hacer cambios en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria. La senadora priista Vanessa Rubio cuestionó cuántos recursos se tendrán que utilizar del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP).

Yorio González respondió que al mes de agosto de este año contemplaban utilizar del FEIP 129,600 millones de pesos. “En algún momento estimamos 121,000 millones de pesos, pero actualizamos la cifra y son 129,000 millones de pesos que están dentro del margen que habíamos estimado para el cierre del año”.