Grecia enfrenta un problema de solvencia, no de liquidez. Y es por esta razón que cualquier inyección de recursos que pueda hacerle la Unión Europea sólo sirve como paliativo para pagar los bonos que están por vencer y suma más carga a la endeudada nación, advirtió Ariel Buira, exembajador de México en aquel país.

Grecia necesita una quita al menos de la tercera parte de su deuda porque sin ella no podrá salir adelante. Sus obligaciones son insostenibles a largo plazo .

Su deuda representa  más de 150% de su PIB y están pagando tasas de 15% por encima de lo que pagan los bonos alemanes. La economía lleva dos años en contracción, lo que complica aún más las alternativas para reducir sus desequilibrios, abundó Buira.

Entrevistado por El Economista, el también panelista del Centro de Estudios Espinosa Yglesias explicó que por más ajustes públicos y sacrificios que pueda imponer el gobierno griego a la población, no hay forma de que consiga los recursos para ir reduciendo el déficit público.

Esto debido a que la economía no ha entrado en una fase de crecimiento y generación de empleos que permita un aumento de la recaudación.

De acuerdo con el diplomático, la solución que están proponiendo las autoridades en la zona son un tercer ajuste fiscal, nueva subida de impuestos y más privatizaciones.

Pero consideró que seguirán quedándose cortos ante el problema, pues más que aumento en los impuestos se requiere ampliar la base de contribuyentes. Y eso sólo se logra con más empleos.

Como en Latinoamérica

La opción que están planteando las autoridades francesas para reestructurar los bonos que actualmente están en manos de bancos galos ya ha sido utilizada en el pasado y está dirigida para apoyar a los tenedores. Es una quita o reestructuración, explicó el diplomático.

• ¿No sería mejor apoyar a los bancos que poseen títulos griegos que inyectarle más dinero a Grecia?

Sí. Durante la crisis de deuda latinoamericana que llevó a la década perdida se utilizaron los bonos brady, es decir tienes un bono que vale 100, te lo cambiaré por uno nuevo que vale 60 o 65 y lo cobrarás en varios años más. En  el fondo se trata de una quita.

Competitividad devaluatoria

A título personal, comentó que Grecia tiene un problema adicional de falta de competitividad con exportaciones prácticamente estancadas, que es lo que ha profundizado la contracción de la economía por dos años.

Reconoció que el remedio clásico a esta situación es una buena devaluación de por lo menos 20% que reduzca los costos de consumo interno y estimule la capacidad de exportar .

Pero como Grecia es parte de la moneda única europea, los miembros de la zona han renunciado a esta posibilidad y entonces reducir los costos y el consumo sin devaluar se vuelve extraordinariamente difícil, lamentó.

[email protected]