Una planta de revestimiento de metales en el centro industrial de China fue impactada por un aumento de 30% en los materiales básicos como el acero, el aluminio, diluyentes y pinturas desde el año Nuevo Chino que se celebró en el mes de febrero.

La empresa no tuvo más alternativa que traspasar la mayoría de esos costos a sus clientes, incluyendo compradores en Estados Unidos (EU), dijo King Lau, uno de los administradores de la planta de Dongguan, situada en el polo industrial de Kam Pin, en la provincia de Cantón.

“Nuestros clientes entienden, porque esto está sucediendo en muchos tipos diferentes de industrias, incluidos electrodomésticos, teléfonos móviles, vehículos”, señaló Lau, refiriéndose a los aumentos de precios de los exportadores chinos.

A los inversionistas les preocupa cada vez más que las medidas de estímulo económico lanzadas para combatir los efectos de pandemia generen una sobrecarga de la inflación mundial y obliguen a los bancos centrales a endurecer la política monetaria, lo que podría frenar la recuperación económica.

Con sus márgenes de ganancia ya reducidos, las fábricas chinas están transfiriendo los costos más altos de materias primas y componentes a los clientes extranjeros, lo que sólo reforzará el ciclo inflacionario.

Los precios de los productos chinos importados por EU crecieron 2.1% para el año que finalizó en abril, el mayor avance de 12 meses desde marzo del 2012.

En una señal de que los precios más altos se filtran a los minoristas, los precios al consumidor en Estados Unidos se incrementaron en abril a su ritmo más acelerado en 12 años.

“Con los cuellos de botella en las cadenas de suministro en muchas industrias y la demanda mundial en constante recuperación, los productores (chinos) tienen mayor capacidad de trasladar los costos altos de las materias primas a sus clientes del exterior”, dijo Frederic Neumann, codirector de consultorías de Asia en HSBC.

Proteger márgenes en un mercado que dominan

En DHgate, un sitio de comercio electrónico chino que ayuda a los pequeños fabricantes a vender productos en el extranjero, los precios de la indumentaria y el calzado han aumentado 30% con respecto al año anterior, mientras que productos de transporte como 'scooters' y bicicletas tienen una variación al alza de hasta 15%, dijo la plataforma a Reuters.

El aumento se debió a los incrementos drásticos en los precios de las materias primas y los semiconductores, así como a una logística internacional más costosa, comentó DHgate.

La inclinación de las fábricas chinas es a reflejar los costos más altos para proteger sus márgenes contrasta con la renuencia de los fabricantes japoneses a aumentar los precios de venta, pese a que al riesgo que enfrentan de perder participación de mercado.

“Los exportadores chinos disfrutan de un poder de fijación de precios cada vez mayor en los mercados mundiales”, señaló la firma Neumann.

Wang Zengda, gerente de Trinx Bikes en Guangzhou, dijo que para muchos de los pedidos de su fábrica, los plazos de entrega tienen más de un año y los clientes están abiertos a la idea de renegociar los contratos, ya que los valores del aluminio y el acero, utilizados en las estructuras de las bicicletas, continúan creciendo.

El aumento de los precios al productor ha llamado la atención de las autoridades monetarias chinas y el Consejo de Estado pidió el miércoles medidas efectivas para hacer frente a los costos de materias primas considerablemente más altos.

Pero el gabinete no explicó qué haría el gobierno para hacer frente al aumento de los costos.

John Johnson, director ejecutivo en China de la consultora CRU, dijo que si las autoridades chinas querían aliviar el impacto inflacionario en las materias primas había algunas herramientas que podrían utilizar, como la liberación de algunas reservas de insumos básicos, la fijación de controles de precios o la implementación de sanciones por acaparamiento.

“Los (precios al productor) chinos más elevados, alimentarán los precios de importación y derivan en un IPC más alto para Estados Unidos y otras economías importantes, pero esa no será una preocupación importante en la política económica del gobierno chino”, expresó Johnson.