En México, los fallos de seis de cada 10 contratos de obra pública, especialmente de más de 100 millones de pesos, no se publican en la plataforma Compranet, a pesar de que por ley debe de realizarse en ese medio, lo que es sinónimo de poca transparencia y una inadecuada rendición de cuentas.

En este contexto, expertos coincidieron en que existe la necesidad de mejorar los mecanismos de transparencia en la ejecución de obras públicas, que podría derivar en una nueva ley general de contrataciones públicas en aras de fomentar una mayor competencia que se traduzca en menores costos y mayor eficacia en el desarrollo de nuevos proyectos.

Durante la mesa “Agenda para promover la integridad en las contrataciones públicas”, que se dio en el taller Competencia Económica en el marco del Plan Nacional de Desarrollo, se habló sobre la necesidad de modificar los mecanismos de contratación para proyectos de obra pública en el país, ya que, en la actualidad, éstos son poco transparentes y pueden derivar en grandes casos de corrupción como la Estafa Maestra.

“Nos hemos encontrado que, en la parte del documento del fallo de un contrato, aunque debe ser público, porque así lo indica la ley de contrataciones, en la práctica no se está cumpliendo con esa obligación de transparencia”, expresó Mariana Campos, coordinadora del programa de Gasto Pública y Rendición de Cuentas de México Evalúa.

“Hicimos —agregó— una muestra de contratos muy relevantes, de más de 100 millones de pesos, y encontramos que 60% de los fallos de estas contrataciones no se publica en Compranet, como tenía que hacerse. Vemos que no tenemos obligaciones suficientes de transparencia, pero al mismo tiempo las que tenemos tampoco se están cumpliendo”.

Respecto a la competencia que hay en los contratos de obra pública, Campos indicó que se tiene detectado que existe una gran cantidad de adjudicaciones directas, superior a las licitaciones, lo que denota una falta de competitividad en estos aspectos.

A pesar de esto, la representante de México Evalúa contrastó que los mayores montos de dichas contrataciones se otorgan por licitaciones; sin embargo, esto no significa que se generen mayores niveles de competencia, pues hay mucha simulación en dichas licitaciones.

En su intervención, Agustín Caso, auditor especial de Desempeño de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), señaló que en la actualidad las empresas productivas del Estado, como Pemex, no generan valor debido a deficiencias en los procesos de contratación pública.

Dijo que la ASF está haciendo un análisis costo-beneficio para conocer si las empresas productivas del Estado están generando valor económico o no. Muchas veces, esas empresas que deben generar valor económico “no lo están haciendo por deficiencias en los procesos de contratación de insumos productivos”, expuso Caso.

El funcionario de la ASF indicó que, al no generar valor, las empresas productivas del Estado “destruyen el patrimonio”, debido a una mala preparación de las inversiones, fallas en su gobernanza y a que no se respetan las leyes de contratación de obra pública.

Mayor participación de la sociedad

Para Roberto Moreno Herrera, titular de Riesgos y Políticas Públicas de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional Anticorrupción, es importante la vigilancia de la sociedad civil en los procesos de contratación para proyectos de obra pública; no obstante, en México hace falta fortalecer los mecanismos de participación ciudadana en este tipo de proyectos para garantizar la transparencia.

“El último estudio que tuvimos nos habla de que la Secretaría de la Función Pública tiene un padrón de testigos sociales que solamente está conformado por 37 personas físicas y siete personas morales. Obviamente es un padrón muy bajo para toda la obra pública que existe en el gobierno federal”, precisó Moreno Herrera.