Los servidores públicos de la Secretaría de Hacienda que manejen o apliquen recursos económicos y valores de la Federación ahora están obligados a rendir un informe de entrega-recepción al dejar su cargo.

Así lo dio a conocer Hacienda en un acuerdo mediante el cual se amplían responsabilidades a más funcionarios de esa dependencia.

La Ley Orgánica de la Administración Pública Federal prevé que sólo los titulares de las secretarías y dependencias hasta nivel de Director General en el sector centralizado, gerente o sus equivalentes en las entidades paraestatales, tienen que hacer cuando se separen de su empleo, cargo o comisión un informe de los asuntos bajo su responsabilidad y del estado que guardan. Deben entregar los recursos financieros, humanos y materiales que tenían asignados para el ejercicio de sus atribuciones legales hasta el momento de separarse; así como toda la documentación y los archivos debidamente ordenados y clasificados a quienes los sustituyan en sus funciones.

Pero a partir de hoy se determinó que esta obligación ahora se extiende a los que manejen, ejerzan o apliquen recursos económicos, valores y fondos de la Federación, independientemente del nivel jerárquico dentro de la Secretaría de Hacienda.

Así, no sólo los directores generales adjuntos o sus equivalentes; los coordinadores administrativos o sus equivalentes, sino también aquéllos que con motivo del desempeño de sus funciones manejen, ejerzan o apliquen recursos económicos, valores y fondos de la Federación.

El acuerdo está firmado por el responsable de la dependencia Luis Videgaray y fue turnado a todas las áreas de la Hacienda y Crédito Público, como la subsecretaría del ramo, subsecretarías de Ingresos y Egresos, Unidades, direcciones generales, gerencias y demás dentro de la estructura orgánica.

En el acuerdo no se dieron a conocer las causas por las que se tomó esta medida a más de un año de que inició la nueva administración.

leonor.flores@eleconomista.mx