La actividad económica en México moderó su recuperación en agosto, al crecer 1.1% en comparación mensual, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En junio y julio pasados, el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), el cual da un seguimiento mensual de la economía, registró un crecimiento de 8.9 y 5.7%, respectivamente.

Analistas de Banorte refirieron que la desaceleración se debió al efecto de la base de comparación; sin embargo, sí quedó por debajo de la expectativa de 1.7% que tenía la institución.

“Consideramos que el reporte fue un tanto débil, sobre todo en lo que se refiere al posible ritmo de recuperación de la demanda doméstica – específicamente, los servicios–. Si bien era altamente probable que el dinamismo fuera menor que en junio y julio ante la continuidad del proceso de reapertura, el resultado fue más débil que lo sugerido por otros indicadores más oportunos”, agregaron en su reporte.

Alejandro Saldaña, analista de Ve por Máx (Bx+), refirió que en los siguientes meses se espera que la actividad económica continúe con avances en línea con la reapertura de la economía.

“Ante la falta de apoyos económicos, un gasto gubernamental limitado y elevada incertidumbre a nivel local, las exportaciones serán el mayor motor para la recuperación”, añadió.  En su comparación anual, el IGAE presentó una contracción de 8.5 por ciento.

Tras mostrar recuperación en julio, con un crecimiento de 14.0% mensual, en agosto las actividades primarias cayeron 5.9 por ciento.

“Las actividades primarias cayeron a una tasa mensual de 5.93%, luego del repunte del mes previo de 14.0%. El sector primario, presenta un incremento de 5.86% anual, beneficiado por tratarse de un sector esencial que no se vio afectado de forma severa por la recesión del segundo trimestre”, explicó Banco Base.

En el caso de las actividades secundarias, el crecimiento fue de 3.3% mensual. Las actividades terciarias crecieron 0.4% mensual contra 4.7% de julio.

ana.martinez@eleconomista.mx