Este martes se divulgaron diferentes indicadores de la economía estadounidense, en un escenario donde se espera una posible alza en las tasas por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos; la inflación, la venta de inmuebles, el ingreso en los hogares y el índice de consumo entre los estadounidenses registraron un aumento, mientras que la confianza del consumidor retrocedió.

La inflación anual avanzó ligeramente en abril en la primera economía del mundo, según el índice PCE publicado por el Departamento de Comercio de EU, junto con el desempleo, la inflación es la principal brújula para mover las tasas.

El índice de precios, que se hace a partir de los gastos de consumo, aumentó en 1.1% comparado con el mismo periodo del año pasado, mientras que el registro mensual de abril se incrementó en 0.3 por ciento.

Los analistas del Departamento de Comercio estimaban en promedio un avance menor de 0.2% para el mes de abril.

La instancia gubernamental divulgó también el índice de consumo de los hogares estadounidenses, que registró en abril el aumento más grande desde agosto del 2009.

El indicador de consumo se incrementó 1%, tres décimas arriba de las proyecciones para el mes, que se esperaba que fueran de alrededor de 0.7 por ciento.

En esta misma tendencia siguió el índice de ingreso en los hogares, al registrar un incremento de 0.4 por ciento. Este indicador coincidió con las estimaciones de los analistas para el periodo.

Por su parte, los precios de las viviendas en Estados Unidos subieron en marzo, según la encuesta Case Shiller publicada por Standard and Poor’s.

El precio promedio de viviendas a la venta en las 20 ciudades más grandes de Estados Unidos aumentó 0.9% en un mes, comparado con un aumento de 0.7% en febrero de este año, según datos corregidos por variaciones estacionales.

No obstante, la confianza de los estadounidenses en la economía de su país bajó levemente en mayo, contrario a lo que se esperaba, precisó el instituto de coyuntura Conference Board.

El índice perdió 2.1 puntos, situándose en 92.6 en mayo con respecto a abril, contrario a las estimaciones que se tenían de 96.2 puntos.

Solicitudes ?de desempleo bajan

La semana pasada el Departamento de Trabajo de Estados Unidos informó de una disminución en el número de solicitudes semanales para el seguro de desempleo.

Ingresaron 10,000 solicitudes menos en el periodo comprendido entre el 15 y el 21 de mayo, reportando un total de 268,000, el registro más bajo desde 1973.

El pronóstico de los expertos anticipaba unas 275,000 peticiones para el periodo. Sin embargo, la media de solicitudes mensuales, que es un indicador más fiable y exacto para determinar la tendencia del mercado laboral de Estados Unidos, creció en 2,750 y quedó en 278,500, el registro más alto en lo que va del 2016.

En promedio, las solicitudes de desempleo llevan alrededor de 60 semanas por abajo de las 300,000, en tanto la tasa de desempleo en Estados Unidos se sostuvo en abril en 5% de la Población Económicamente Activa.