Durante julio México hiló dos meses consecutivos de salidas de capital de inversionistas no residentes, informó el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés).

Con información preliminar de las instituciones financieras que son miembros del IIF, estimaron que en julio (el último dato disponible, para México) los inversionistas deshicieron sus posiciones de activos mexicanos por 1,200 millones de dólares. Esta cifra se suma a la salida estimada en junio, de 1,500 millones de dólares.

Estas salidas del mercado mexicano están en línea con el comportamiento observado durante los dos meses entre los 10 emergentes de la muestra y, de acuerdo con el Instituto, evidencia que los inversionistas no están discriminando en su aversión al riesgo emergente.

No obstante, el IIF destaca que las expectativas de un crecimiento mundial más fuerte para el 2018 está alentando las decisiones de los inversionistas para asumir riesgos de más largo plazo, con lo que el instituto considera que están subestimando el ritmo del endurecimiento de la Reserva Federal (Fed).

De acuerdo con los economistas del IIF, como Sonja Gibbs, los mercados emergentes se mantienen subvaluados ante la incertidumbre sobre el siguiente paso que darán la Fed y el Banco Central Europeo .

Apenas a fines del mes pasado el IIF argumentaba que la cautela de los inversionistas y la toma de utilidades podrían impulsarlos hacia los mercados emergentes.

Cortaron flujos

Los inversionistas foráneos recortaron sus posiciones en mercados emergentes de deuda y accionario durante agosto, reduciendo el flujo a 15,800 millones de dólares, como una medida de cautela por la suave ganancia que esperan para los meses siguientes, detalló el IIF.

El mes previo, el Instituto estima que ingresaron 19,800 millones de dólares a este tipo de mercados, lo que significa que al validarse esta información estimada, se podría haber reducido en 4,000 millones de dólares la entrada de capitales extranjeros a estos países.

Los mercados emergentes de Asia y los de América Latina fueron quienes atrajeron el mayor flujo de capitales, correspondiente a unos 12,000 millones de dólares entre las dos regiones, destacaron.

En América Latina, la mayor parte de los flujos de inversionistas no residentes fueron captados por el mercado de Brasil, que desde julio se tornó positivo en las expectativas.

Pero siguen llegando

No obstante a la desaceleración del flujo de capitales no residentes, el IIF evidencia que en agosto se completaron nueve meses consecutivos de entradas positivas de capital. Lo que compara favorablemente con el periodo previo de entradas positivas a este tipo de mercados, que se presentó en 17 meses consecutivos después del llamado Taper Tantrum del 2013.

El Taper Tantrum es el periodo de volatilidad y salida de capitales presentado en verano del 2013, cuando el entonces presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, anunció que iniciaría el análisis de estrategias de salida a sus políticas acomodaticias. Según el mismo IIF, aquel periodo de retornos tuvo una duración de 36 días.

Los flujos de capital a los mercados emergentes clave, excluyendo a China, desaceleraron alrededor de 12,000 millones en julio, después de registrar unos 16,000 millones de entradas en junio.

Los flujos hacia India, Brasil, Indonesia y Turquía fueron particularmente fuertes, alrededor de 5,000 millones de dólares para cada uno. Mientras México, Polonia y Chile, registraron salidas .

En tanto, los flujos a China cayeron en 23,000 millones de dólares en julio después de un modesto ingreso de 8,000 millones registrado en junio.

El IIF es la mayor entidad internacional que asocia a instituciones financieras de operación mundial como BBVA, Dubai Internation Finance Center, Bank of China, Metlife, Moody’s, Santander, Principal, Wells Fargo, entre otros.

[email protected]