La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) alerta que la brecha de confianza de la sociedad hacia las instituciones de gobierno en América Latina ha conducido a una trampa institucional.

Desde París, al inaugurar el 10° Foro Económico Internacional de América Latina y el Caribe, el secretario general de la Organización, José Ángel Gurría, evidenció que esta desconfianza afecta la recaudación de impuestos y limita la capacidad política para impulsar reformas estructurales que fortalezcan el desempeño de las economías.

En el discurso inaugural divulgado en línea, desde la sede de la OCDE en París, enfatizó que la percepción de alta corrupción en los gobiernos también dificulta la gobernabilidad y termina por debilitar el contrato social.

El secretario dijo que la menor confianza en los gobiernos de la región en particular y de la OCDE en general resulta de la brecha entre ricos y pobres que se ha agudizado a raíz de la crisis mundial.

El descontento que ha provocado en la población es alimentado por la creciente percepción de la gente de que la globalización amplió las pérdidas para las empresas medianas y para la población de menos recursos.

Corrupción, semilla de populismo

El secretario Gurría explicó que este descontento de la población también ha alimentado el populismo, el nacionalismo y el proteccionismo. Lo que también ha hecho que se cuestione la democracia.

Bajo este contexto, si los gobiernos no logran contrarrestar el deterioro de la confianza, será muy difícil la aplicación de políticas públicas y el avance hacia una nueva agenda de reformas.

En el evento del primer día participó la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Alicia Bárcena, quien hizo un llamado a vencer la desigualdad que, asegura, ha sido ineficiente, éticamente mala y un mal origen para el desempeño económico.

El análisis de los expertos de la OCDE para América Latina lleva este año por título: “Hacia sociedades abiertas y prósperas”, se da en el marco del Foro OCDE 2018 que inicia hoy martes, donde los ministros representantes de los 37 países miembros intercambian experiencias en diversos temas y estrategias públicas.

Aumenta membresía latinoamericana

El Foro para América Latina de la OCDE es coorganizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y se enmarca con la aprobación de la entrada de Colombia como el miembro 37 de la institución, lo que significa que, a partir de ahora, entre los países que avanzan y analizan el mejor desarrollo de políticas públicas, estará también la experiencia de tres países latinoamericanos: México, Chile y Colombia.

Perú y Costa Rica se mantienen en lista de espera para convertirse en nuevos integrantes de la OCDE. Gurría previó que el proceso de integración para Costa Rica estará listo para fines de este año o principios del próximo, con lo que se convertirá en el cuarto latinoamericano miembro de la entidad.

En avanzada y cumplimiento de los pasos previos para la integración, el gobierno de Perú anunció que se adhiere a dos de los más importantes instrumentos de la Organización: la Convención Anticohecho y la convención multilateral sobre asistencia administrativa mutua en materia fiscal.

ymorales@eleconomista.com.mx