La economía mexicana se mantiene como uno de los países con mejor desempeño en medio de la volatilidad mundial y ello se debe a que algunos indicadores, especialmente los de consumo, muestran un comportamiento favorable, consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su análisis económico semanal, advierte, sin embargo, que la percepción de los directores de empresas y de los consumidores parece no coincidir con dicha previsión, pues permanece en terreno negativo, ante lo cual uno de los principales objetivos debe ser preservar el poder adquisitivo.

Por ello, agrega, toma relevancia la política monetaria, en el sentido de aumentar las tasas de interés para propiciar que el tipo de cambio vuelva a niveles de equilibrio y no de una subvaluación excesiva, que pudiera poner en peligro la evolución de los precios.

Junto con ello, es clara la necesidad de una reducción ordenada del gasto público en el mismo sentido, afirma.

Ajuste al gasto, buena medida

El recorte al gasto y el alza en las tasas de interés por parte de la Secretaría de Hacienda y el Banco de México respectivamente, anunciadas hace unas semanas, deberán ser factores que incidan positivamente en los niveles de confianza, dice el organismo privado.

Destaca que la confianza de los inversionistas y de la sociedad en general es la base de una economía, toda vez que es la fuente de impulso de la inversión y el empleo.

Por ello, además del ajuste al gasto y de las medidas monetarias anunciadas, se debe insistir en mayores esfuerzos para erradicar la corrupción y la impunidad que prevalecen en el país, que tienen efectos negativos sobre la actividad económica y el bienestar de los hogares. Sólo con más inversión será posible crear empleos productivos y bien remunerados. Para lograrlo es claro que se requiere de un entorno en el que en primer lugar haya confianza y luego certeza , argumenta.

Para el organismo, consolidar un ambiente de confianza requiere resultados palpables de las políticas económicas instrumentadas y de cambios radicales y compromisos reales con respecto a la impunidad y a la corrupción, pues cuando hay confianza aumenta la inversión, mejoran los negocios y el consumo.

El CEESP considera que México puede hacer frente al adverso entorno global si realmente se ejecutan las medidas anunciadas y con decisión se toman aquellas que se requieran adicionalmente.