Australia salió de la recesión en el tercer trimestre de 2020, con un repunte de su Producto Interior Bruto (PIB) de 3.3% interanual, de acuerdo con estadísticas oficiales publicadas este miércoles.

Con la epidemia de coronavirus bajo control, las cifras dan cuenta de la reanudación de la actividad de las empresas y un aumento del gasto de los consumidores.

La Oficina de Estadísticas de Australia (ABS) recalcó que el consumo de los hogares, que aumentó un 7.9% con respecto al segundo trimestre, contribuyó mucho al repunte económico.

El gobernador del banco central, Philip Lowe, indicó, sin embargo, que estos indicadores económicos no implican una ausencia de dificultades persistentes.

"Estas cifras no ocultan el hecho de que la recuperación será desigual, caótica y larga. Algunos sectores de la economía no están bien y otros atraviesan grandes dificultades", declaró el miércoles a los diputados.

El Banco Central ha anunciado que la economía australiana no alcanzará niveles de antes de la pandemia hasta finales de 2021.

Todavía no se ha recuperado del todo de la recesión provocada por el coronavirus: en septiembre el PIB cayó 3.8% interanual.

La economía australiana se contrajo un 7% en el segundo trimestre de 2020 y 0.3% en el primer trimestre, como consecuencia de la pandemia del nuevo coronavirus.

Un país entra en recesión cuando su Producto Interno Bruto (PIB) se repliega durante al menos dos trimestres consecutivos.

El crecimiento se registró a pesar del confinamiento en septiembre y octubre en el estado de Victoria, que representa alrededor del 25% de la producción económica de Australia.