La inversión pública suele tener el potencial suficiente para atraer capital privado que es generador de empleo y multiplicador de crecimiento. Así es como ha funcionado la estrategia de productividad en 75 economías emergentes y avanzadas en el pasado, y podría ser parte de la estrategia para la recuperación mundial, consignaron especialistas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En el capítulo analítico del reporte semestral Fiscal Monitor, estiman que en un periodo de alta incertidumbre como el que prevalece por la situación sanitaria por la pandemia de Covid-19, cada punto del Producto Interno Bruto (PIB) que aumente la inversión pública, estimulará a la iniciativa privada a invertir otro 10% más.

En un periodo post Covid, y una vez que los gobiernos encuentren espacio fiscal prudente, podrían participar de una estrategia de inversión que en un lapso de dos años, favorecerá la creación de hasta de 33 millones de empleos

En la presentación del capítulo, el Subdirector del Departamento de Asuntos Fiscales en el organismo, Paolo Mauro destacó que la inversión pública tiene efectos de atracción sobre la inversión privada, de manera que al incrementarse, puede mitigar el “estancamiento secular y el exceso de ahorro que se ha tenido desde que inició el choque económico por el Covid-19”.

Calidad y oportunidad de inversión

El funcionario matizó que para conseguir resultados positivos y multiplicadores de crecimiento, la calidad y oportunidad de los proyectos de inversión pública será muy relevante, y sugirió empezar a armar estrategias para tenerlas listas en el periodo post Covid.

“Quiero aclarar que estamos aún lejos de proyectar que el mundo esté transitando un periodo post Covid (…) pero sí podemos recomendar preparar estrategias para atender la emergencia sanitaria, apoyar a las familias y empresas y desarrollar planes de inversión pública”, comentó desde Washington, en la sede del organismo.

El funcionario dijo que no basta con salir al mercado y aprovechar el crédito barato, pues “los responsables de la formulación de políticas deben asegurarse de que el monto y la calidad de la inversión pública no presentan riesgos debido a un empeoramiento excesivo de la dinámica de deuda, en especial si no emiten monedas de reserva”.

El mapa estratégico

Al interior del capítulo titulado Inversión pública para la recuperación, expertos del organismo precisan que “para apoyar la recuperación, la inversión pública debe ser oportuna y al mismo tiempo mantener la calidad del proyecto”.

Así, proponen tomar cuatro pasos en el desarrollo de una estrategia de inversión post Covid: El primero debe ser centrarse en el mantenimiento de la infraestructura existente. El segundo, es revisar y volver a priorizar los proyectos activos; un tercero es crear y mantener una cartera de proyectos que se puedan entregar en un par de años y cuarto, empezar a planificar las nuevas prioridades de desarrollo derivadas de la crisis.

“Estos pasos facilitarán la identificación de buenas inversiones que se pueden iniciar de inmediato y proyectos que prepararán a las economías para el futuro”, resaltaron.

El informe completo, donde el organismo suele hacer un diagnóstico de la situación fiscal de los países miembros, será divulgado en su totalidad el próximo miércoles 14 de octubre, durante las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial, que nuevamente se realizarán de forma virtual, como las de Primavera, para preservar la salud y garantizar las medidas de distanciamiento social entre los asistentes que suelen llegar de los 189 países miembros.

ymorales@eleconomista.com.mx