A unas horas de que el Parlamento de Grecia acepte o niegue definitivamente el plan de ajustes fiscales para salvar al país de la bancarrota, diversas centrales sindicales han ratificado su descontento en contra de las medidas de austeridad.

Desde el pasado jueves 23 de junio, los principales gremios convocaron a una huelga general para mañana y el miércoles, días en que los legisladores votarán el nuevo programa exigido por la zona euro para la liberación de la quinta ayuda equivalente a 12,000 millones de euros.

Con miras al voto del plan presupuestario a mediano plazo, acordado entre el gobierno y sus acreedores usureros, hemos decidido una huelga general de 48 horas los días 28 y 29 de junio , informó la Confederación General de Trabajadores de Grecia (GSEE, por su sigla en inglés), la principal central sindical helénica.

El Frente Militante de todos los Trabajadores (PAME) y la La Asociación Ejecutiva de Empleados Públicos (ADEDY) confirmaron su adhesión a esta huelga general -la cuarta en lo que va del año- que había sido anunciada hace varios días por los sindicatos.

La Federación Panhelénica de Asociaciones de Trabajadores Municipales (POE-OTA) también se unió al llamado argumentando que el proyecto gubernamental llevará al país y a sus trabajadores a un periodo de austeridad brutal, con aumento de desempleo, privatización masiva de servicios y empresas públicas, así como despidos masivos en el sector estatal y municipal.

Según la Comisión Ejecutiva de POE-OTA, la aprobación del plan significaría la destrucción de cualquier noción de soberanía, ya que todas las decisiones para aplicar esta política serán asignadas a la troika (Unión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo) . Los sindicatos dicen que la aplicación de las medidas de austeridad está llevando al país heleno al precipicio y a los trabajadores a la inseguridad y la pérdida de dignidad.

Así, los trabajadores de Grecia inician las protestas bajo una consigna elemental: las masas no deben nada y no pagarán la crisis. En palabras de POE-OTA, convocan a las manifestaciones para no quedar encadenados a un futuro de trabajo duro con paga miserable sólo para poder pagar a los usureros y prestamistas internacionales mientras los verdaderos responsables de la crisis siguen enriqueciéndose .

Desde la aplicación gubernamental de medidas de austeridad el año pasado, los trabajadores griegos han realizado 14 paros. Las movilizaciones más grandes se presentaron el 5 de mayo del 2010, el 15 de diciembre del mismo año y el 23 de febrero del actual. Se espera que la congregación de esta semana sea la más amplia.