La madrugada de este lunes, la Cámara de Diputados aprobó en lo general el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) del primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el cual contará con recursos por 5 billones 838,059 millones de pesos, un aumento de 6.5%, en términos reales y respecto del último presupuesto que entregó Enrique Peña Nieto.

Con 312 votos a favor de Morena y del PRD (cuyo voto fue dividido), y 154 en contra de PRI, PAN, MC y el PRD,  reasignaron 23,768 millones de pesos, los cuales podrán disponer los ramos presupuestarios una vez que se publique en el Diario Oficial de la Federación.

Al cierre de esta edición había 285 reservas para discutir en lo particular, las cuales fueron presentadas por 100 legisladores.

Los sectores con más ampliaciones presupuestarias fueron: campo, educación y medio ambiente; mientras que los órganos autónomos fueron los más sacrificados en los recursos que dispondrán en el 2019.

Durante el proceso de aprobación, que duró hasta altas horas de la madrugada, Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, indicó que la columna vertebral del presupuesto del 2019 es la organización del gasto público, la cual se redirecciona al capital humano.

“La primera batalla se está ganando, la batalla contra el dispendio, contra el derroche y los altos salarios. Se reducen los costos del gobierno y se cumple con la exigencia de destinar esta inmensidad de recursos a la inversión de capital humano y se invierta en infraestructura para la generación de los empleos”, expuso el morenista.

Sin embargo, los legisladores de oposición criticaron que los diputados de Morena apresuraron la dictaminación del presupuesto en Comisión y que no se hayan respetado los procesos legislativos para analizar las ampliaciones y reducciones presupuestarias.

“Tuvimos la oportunidad de analizar en poco más de una semana el PEF, pero no se hizo, no se respetaron los procesos legislativos (...) Esta cuarta transformación terminó siendo una réplica de las peores prácticas del viejo régimen que tanto criticaron”, comentó Fabiola Loya de Movimiento Ciudadano.

René Juárez Cisneros, dirigente nacional del PRI, consideró que los recortes salariales y los despidos a los trabajadores del sector público fueron injustificados, “¿qué privilegios puede tener alguien que gane 6,000 pesos al mes? Es pura demagogia”.

“Este presupuesto carece de legitimidad (...) fue construido, dictaminado, ajustado y redondeado por Hacienda, y nos los mandaron cuando quisieron de Hacienda”, se quejó.

Su correligionario Fernando Galindo criticó que el nuevo gobierno hable de entender a los más pobres y que al mismo tiempo se desatienda al campo, donde se encuentran los sectores más vulnerables.

De acuerdo con información del dictamen, a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural se le hizo la mayor reasignación de recursos por 8,091 millones de pesos. No obstante, su presupuesto es 12.6% menor, respecto al presupuesto del 2018. Antes de la ampliación, el recorte era de 23.5 por ciento.

Devuelven recursos a universidades

La Secretaría de Educación Pública tuvo reasignaciones por 7,860.2 millones de pesos, con lo que podrá gastar 308,000.4 millones de pesos, 5.5% más, respecto al presupuesto de este año.

Con dicha ampliación, el presupuesto de las universidades se repuso. A la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se reasignaron 2,501 millones de pesos, con lo que su presupuesto para el 2019 será por 39,778 millones de pesos.

A la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) se le repusieron 560.9 millones de pesos, con lo que podrá disponer de 7,299 millones de pesos; mientras que al Instituto Politécnico Nacional (IPN) le regresaron 982.7 millones de pesos; con lo que podrá gastar 17,163 millones de pesos, es decir, 1.08% más del presupuesto que se le aprobó en el 2018.

En general, a la educación superior se le reasignaron recursos por 6,960 millones de pesos; mientras que a la educación básica se agregaron 700,000 pesos, según el documento aprobado por los legisladores.

Medio ambiente mantiene reducción: más para Conagua

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales tuvo reasignaciones por 4,500 millones de pesos, los cuales irán directo a la Comisión Nacional del Agua para proyectos de agua potable, alcantarillado y tratamiento de aguas residuales.

Si bien esta dependencia contará 31,020 millones de pesos, sigue representado una reducción de 20.5%, respecto del presupuesto aprobado en el 2018. Pero, sin las resignaciones, su recorte presupuestal sería de 32.1 por ciento.

Los estados y municipios también fueron beneficiados con las resignaciones presupuestarias. Recibirán en total 7,057 millones de pesos, los cuales se distribuirán entre el Ramo 28 de participaciones (5,320 millones de pesos) y el Ramo 33 de aportaciones (1,734 millones de pesos).

Pero el Ramo 23 de Provisiones Salariales y Económicas no se hicieron resignaciones, con lo que mantendrá un recorte anual de 30.5%; tendrá recursos por 112,996 millones de pesos.

Sacrifican ramos autónomos

El presupuesto de los ramos autónomos fue de los más sacrificados, pues se le hicieron recortes por 3,428 millones de pesos, con lo que dispondrán para el 2019 con 97,511 millones de pesos, 20.5% menos, respecto al presupuesto del 2018.

La reducción más alta se hizo en el Poder Judicial por 1,700 millones de pesos; tendrá un presupuesto 14.1% menor, con 63,656.7 millones de pesos.

Al Instituto Nacional Electoral se le recortaron 950 millones de pesos, con lo que su presupuesto será por 15,363 millones de pesos, una reducción de 38.9%, respecto del presupuesto del 2018. Antes del reajuste, el proyecto de presupuesto sólo proponía una reducción de 35.1 por ciento.

El Inegi, que tenía un aumento de su presupuesto de 56.1%, ahora tendrá un incremento de 50%, pues se le redujeron 500 millones de pesos, con lo que su presupuesto será por 12,129 millones de pesos.

Con respecto a los ramos administrativos, la Secretaría de Salud tuvo una ampliación de 1,057 millones de pesos; no obstante, su presupuesto es 2.4% menos al del 2018.

Quedaba tiempo

Por la mañana, el priista Fernando Galindo afirmaba que quedaba tiempo para analizar los errores que se tenían en el proyecto del PEF, pues la ley marca como límite el 31 de diciembre.

“Hay muchos errores, se tienen reducciones en el campo, proyectos de inversión y en programas para la igualdad de género, así como en infraestructura carretera y en seguridad. La Policía Federal trae una caída por 2,500 millones de pesos; mientras que los subsidios a la seguridad traen un recorte de casi 25% real”.

El argumento de Galindo era que  se debían revisar los programas prioritarios  del nuevo gobierno, pues muchos carecen de reglas de operación”.