Juan Ángel Napout presidió su último evento como presidente de la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) el 23 de noviembre del 2015, cuando anunció el acuerdo de renovación por los derechos de televisión de la Copa Libertadores con Fox Sports. La Conmebol se complace en poder ofrecer a los clubes un mayor valor económico , expresó el dirigente.

Aquella noche, el dirigente del futbol sudamericano estrechó manos de sus socios, repartió abrazos e intercambió felicitaciones por la firma del contrato directo con la televisora que, según cifras extraoficiales, le otorgaría 170 millones de dólares anuales al organismo, el mayor monto de su historia. De paso, terminaba la relación contractual con Torneos y Competencias (TC) Sports Marketing, la empresa de intermediación que compraba el paquete de transmisiones y publicidad de la Copa desde 1999 y los revendía a las grandes cadenas de televisión.

Así, Napout daba por terminada la participación de intermediarios en los contratos del futbol sudamericano, ya que, a partir del 2018, los derechos de transmisión de la Copa se pondrían a licitación pública; no obstante, era demasiado tarde para el presidente de la Conmebol, que 10 días después del anuncio fue arrestado por las autoridades estadounidenses, acusado de lavado de dinero, asociación criminal y corrupción, por lo que actualmente enfrenta un juicio en Estados Unidos.

Lo que se produjo en el transcurso del último año fue un colapso en el modo de conducir y administrar el futbol que, independientemente de la corrupción, demuestra errores y falta de profesionalización en muchas áreas, falta de transparencia y no comprender cabalmente cuál es el negocio del deporte , indicó Pablo Barbieri, abogado experto en derecho deportivo.

La Copa Libertadores 2016 comenzó en medio de los escándalos de corrupción de los dirigentes del futbol, aquellos que en los últimos años comprometieron el futuro financiero del torneo y los clubes. De los 10 directivos de federaciones nacionales que negociaron los contratos de televisión hasta el 2015, nueve dejaron sus puestos y enfrentan delitos por sobornos, lavado de dinero y fraude.

No recibimos los fondos que merecíamos: Marco Trovato

River Plate, último campeón de la Copa Libertadores, recibió por concepto de premios 5.1 millones de dólares, y aunque la cifra representa un gran activo para las finanzas del club, en comparación con el campeón de la Champions League, el premio en Sudamérica está 11 veces devaluado.

A finales de diciembre del año pasado, cuando el presidente del futbol federado en el Cono Sur estaba detenido, se realizó el sorteo de la Copa Libertadores 2016, lo que también marcó el inicio de un movimiento de clubes que pedían un cambio en la administración de los recursos de la Conmebol.

Ante la poca plata que se repartía y la información que llegó a nosotros de todo el dinero que se recibía por la televisación, decidimos que ese dinero pertenecía a los clubes, no a los dirigentes , expresó Marco Trovato, presidente del Club Olimpia de Paraguay.

El directivo recuerda que fue durante el sorteo de la Copa que los primeros 12 presidentes de equipos se unieron para pelear mejores ingresos; entonces, nació la Liga Sudamericana de Clubes de Futbol, un organismo que pretende tener voz y voto en las decisiones del balompié continental, como su símil europeo, la Asociación de Clubes Europeos.

El manejo era muy hermético y los clubes no teníamos información. Así fue durante muchísimos años , reconoce el directivo paraguayo. Ahora, el proyecto ya suma 35 clubes de todos los países afiliados; en marzo redactarán sus estatutos; su primer gran triunfo fue el incremento de los premios económicos de la Copa Libertadores, los cuales se duplicarán. El campeón de la edición del 2016 se llevará más de 10 millones de dólares.

Afectó y mucho , dice Marco Trovato sobre los actos de corrupción en el futbol sudamericano. Para nosotros fue un golpe muy duro, porque durante muchos años no recibimos los fondos que merecíamos y nos vimos envueltos en la misma bolsa de corrupción , expresó el directivo.

Falta profesionalización? en la administración

La relación de intermediarios con directivos de Conmebol comenzó en 1990, cuando Nicolás Leoz, para entonces presidente de la confederación, y Ricardo Teixeira, presidente de la Confederación Brasileña de Futbol, recibieron sobornos por 76 millones de dólares por parte de ISL Marketing, empresa que gestionaba los derechos de transmisión de los torneos de FIFA.

Hay resistencia a la transparencia en muchas áreas del deporte y uno de los principales factores que resultó de la crisis de FIFA, y que tuvo coletazos casi en toda Sudamérica, es la falta de profesionalización en la administración , indicó Pablo Barbieri.

Desde 1999, Torneos y Competencias tenía los derechos de televisión de la Copa Libertadores y llegó a pagar a Conmebol hasta 70 millones de dólares anuales. La sede fiscal de la compañía está en Islas Caimán, un paraíso fiscal. TC Sports Marketing LLC es parte de las empresas involucradas en la red de corrupción por la venta de paquetes comerciales y de televisión de cuatro ediciones de la Copa América.

Pablo Cofán, especialista en marketing deportivo, indica que la participación de intermediarios es una práctica común en Sudamérica. En Argentina, refiere el especialista en marketing deportivo, una misma compañía puede prestar servicios de limpieza, pero también de representación de jugadores y transporte; incluso, los contratos que tiene la AFA no son tan altos como los de otras selecciones de Sudamérica. Paraguay salió a decir que tiene mejores contratos que la Selección de Argentina . Sí. La Asociación de Futbol Argentino vende los derechos de publicidad del equipo nacional a Grupo Santa Mónica Sports, una compañía de marketing deportivo.

Afectó desde el punto de vista de credibilidad y confianza , sentencia Carlos Soto, presidente del Sindicato de Futbolistas Profesionales de Chile. El país sudamericano mejor evaluado en el índice de percepción de corrupción que realiza la organización Transparencia Internacional vio cómo su presidente abandonaba el país para entregarse a la justicia estadounidense. Sergio Jadue recibió 1.5 millones de dólares como soborno para beneficiar a empresas de marketing que luego revenderían los derechos de transmisión de la Copa América.

En los últimos tiempos habíamos tenido escándalos de corrupción en todos los ámbitos: política, gobierno, sector empresarial, iglesia católica, pero faltaba el futbol. Lo ocurrido con el presidente Jadue y la repercusión internacional nos afectó mucho, desde el punto de vista que Chile se mantenía al margen de todo, pero eso no ocurrió , añadió Carlos Soto.

El futbol sudamericano encara una nueva etapa, sin los dirigentes, que ahora están en la cárcel, con un nuevo modelo de administración en mercadotecnia y con el objetivo de acabar con una cultura que privó de beneficios financieros a los clubes de la Copa Libertadores.

undefined

[email protected]