El piloto francés Stéphane Peterhansel, al mando de un Peugeot, se adjudicó el sábado por duodécima vez el rally Dakar que se disputó por caminos de dunas y desiertos de Argentina y Bolivia, mientras que el chileno Pablo Quintanilla quedó en tercer lugar de la clasificación de motos.

Con la victoria, Peterhansel le permitió a Peugeot colocarse en lo más alto del podio dos años después de haber vuelto a competir en un rally que puso fin a 15 años de dominio de los vehículos de doble tracción.

El podio lo completaron el catarí y último campeón con Mini, Nasser Al Attiyah, y el australiano Giniel de Villiers, con Toyota. La decimotercera y última etapa de la carrera se la adjudicó el francés Sébastien Loeb, con Peugeot.

El flamante campeón, de 50 años, ganó sus primeros títulos en motos en 1991, 1992, 1993, 1995, 1997 y 1998 y seis preseas en coches (2004, 2005, 2007, 2012, 2013 y 2016), lo que le valió el apodo de Señor Dakar.

Escribimos una página en la historia de Peugeot, gracias al trabajo del equipo estos dos últimos años , dijo el campeón.

Siempre soñé con lograr esta victoria con un fabricante francés. El último gran desafío en mi carrera era conseguir el mismo número de victorias en coches que en las motos (...) y ya está , sostuvo.

Peterhansel culminó la aventura con un registro total de 43 horas, 27.42 minutos, aventajando por 40.59 minutos a Al-Attiyah y por una hora, 7.16 a De Villiers, de Toyota.

Es una gran satisfacción. Antes del inicio de la competencia tenía la sensación de que el equipo (Peugeot) era un poco joven y que podía hacernos falta un poco de confianza y buen desempeño , dijo.