El ídolo blanco se llevó la mano a la oreja derecha, asentía que no escuchaba los gritos de reclamo, los silbidos de la afición del Estadio Santiago Bernabéu, tras anotar el primero de sus cuatro goles de la tarde, en la goleada de Real Madrid 7-1 sobre Celta de Vigo.

Durante el último juego de Liga, Cristiano Ronaldo se convirtió en el líder goleador del futbol español, también asumió la cima de la Bota de Oro al mejor anotador del mundo en la temporada, aunque todo eso sea inútil para llevar a su equipo al título de Liga y para que él mismo revalide su liderazgo en un club que cuestiona a su máxima figura.

El portugués es un hombre pragmático, al que se le valora por sus cualidades, su talento nato para el balompié y disciplina para destacar, lo que ha construido una opinión respetable, de admiración ante los demás; sin embargo, también es demasiado honesto, dice lo que piensa y, aunque siempre ha mantenido una conducta para obtener reconocimiento, sus expresiones le han traído consecuencias, como enfrentarse a sus compañeros de club, al técnico y a la misma afición, que lo adula, pero también lo critica.

Así lo constata el análisis a la personalidad de Cristiano Ronaldo que realizó el psicólogo deportivo Jesús Seijas Queral, para quien el delantero ha librado una batalla desde su infancia con el reconocimiento de sus habilidades y éxito deportivo, con la admiración y veneración de las personas, en este caso, los aficionados.

Las personas con este estilo de personalidad fueron generalmente valorados desde su infancia por su hacer más que por su ser, por su conducta más que por sí mismos, por sus logros más que por los esfuerzos que hacían para conseguirlos , comenta el especialista en su análisis.

Los méritos deportivos de Cristiano son motivo de admiración y relevancia para asumir la categoría del líder con Real Madrid. Es el máximo goleador del equipo (352 goles), el segundo anotador en la historia de la Liga de España (252 goles) y ha ganado siete títulos vestido de blanco.

No obstante, indica Jesús Seijas, desarrolla un problema subyacente, que es su tendencia a no desarrollar su mundo emocional, ya que ha concentrado todas sus energías en conseguir la atención y admiración de las personas , indica el especialista.

No sé perder, me enojo mucho. Grito, digo tonterías y luego lo lamento , dijo Cristiano Ronaldo, hace unos meses, durante el estreno de su película autobiográfica. Y es que, para el portugués, sus expresiones han dado sustento a las críticas por su falta de liderazgo, como después de perder el derbi español, hace un par de semanas, cuando comentó que sí todos tuvieran mi nivel, estaríamos primero .

Jorge Valdano identifica la autoridad y prestigio de Cristiano Ronaldo en el club dentro del rango de un líder más bien técnico, sobre un líder social . Las desavenencias con sus compañeros y técnicos refuerzan la opinión del exjugador blanco, ya que se han documentado enfrentamientos con Sergio Ramos, Iker Casillas y Gareth Bale. La figura de Real Madrid no es un líder para el club.