"¡Qué grande eres Mijaín! Cuatro medallas de oro olímpicas para tu Patria. ¡Ni un solo punto te han marcado en #Tokio2020! Cuánto coraje, cuánta valentía, qué gran respeto y admiración sentimos por ti! #Cuba te admira y te abraza", tuiteó el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, en felicitación a la hazaña de su compatriota, Mijaín López, al colgarse su cuarto oro olímpico consecutivo en lucha grecorromana, un hecho histórico.

En un país con una amplia tradición deportiva como lo es Cuba, tuvieron que transcurrir más de 100 años para ver a otro atleta conquistando su cuarto oro olímpico, pues sólo el esgrimista Ramón Fonst lo logró, pero en dos pruebas diferentes: espada y florete (1900 y 1904).

Pocos países pueden regocijarse de tener al mejor deportista de una disciplina en la historia (superó al ruso Alexander Karelin, quien también sumó cuatro medallas olímpicas, pero fueron tres oros y una plata entre 1988 y 2000), o contar con un cuatro veces campeón olímpico en una misma prueba: Dinamarca con el regatista Paul Elvstrom; Japón con la luchadora Kaori Icho; Estados Unidos con el velocista Carl Lewis, el nadador Michael Phelps y el lanzador de disco Al Oerter. Desde el lunes, se incorporó Cuba.

“Mi primer objetivo era romper el récord, convertirme en el mejor luchador de la historia”, explicó el veterano de 38 años tras recibir su medalla.

En un escenario donde se presagiaba el resultado por venir, los cánticos “¡Cuba, Cuba, Cuba!” encendieron el duelo del gigante Mijaín, una respetada leyenda del deporte cubano. Incluso el luchador Luis Orta, que antecedió al combate de López, se disculpó por haber obtenido la primera medalla de oro para Cuba en Tokio 2020, la que habría amplificado el resultado de el veterano Mijaín.

En la final de 130 kg, López se impuso al georgiano Lakobi Kajaia por un claro marcador de 5-0. López dominó de principio a fin en su participación en la justa veraniega, pues no cedió un solo punto en cuatro combates.

La de López significó la segunda medalla de oro para Cuba en esta edición de los Juegos Olímpicos, para un total de ocho en lo que va de Tokio 2020 (más tres platas y tres bronces), aunque tiene otras medallas en boxeo, a la espera de la resolución de las finales.

Mijaín también opacó a míticos deportistas cubanos como los boxeadores Teófilo Stevenson (1972, 1976, 1980) y Félix Savón (1992, 1996, 2000). El beisbol también dio a la isla tres oros olímpicos.

Cuando le preguntaron al luchador por un mensaje para el pueblo cubano, agradeció a todos por la fuerza que le transmitieron, sin olvidar la mención al “comandante en jefe” (en referencia a Fidel Castro), de quien llegó a decir que llevó el deporte a Cuba y a quien volvió a mencionar en diferentes ocasiones.

El cubano, a punto de cumplir 39 años, es una leyenda en su país y fue el abanderado de la delegación que viajó a Tokio 2020. Aunque su desempeño demostró que no tiene rivales que le puedan arrebatar un punto en combate, puso en misterio su retiro por el factor edad.

“Después de este año diré si sigo o no, pero la edad también afecta. Llegaría (a París 2024) con 41 años y tengo que pensarlo muy bien, porque una derrota para mí sería muy difícil”.

deportes@eleconomista.mx