El Parque de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca inició formalmente su construcción el 12 de mayo de 1940. Esta instalación, con 292 hectáreas de extensión, fue inaugurada en 1958 por el entonces presidente Aldolfo Ruiz Cortines. “Tenía una pista de atletismo, el lugar contaba con algunas calzadas y calles, y ahí se organizaron carreras de ciclismo. De hecho esto fue lo que generó la idea de darle al ingeniero Oscar Fernández Gómez Daza todo el proyecto para poder desarrollar dentro de este parque la instalación de la pista”, señaló Luis Manuel.

El gusto por las carreras y la pasión por el automovilismo estaban arraigados entre los habitantes de nuestro país y la idea por tener un autódromo de carreras no fue casualidad. “Cuando cancelaron la Carrera Panamericana ya existía la idea de hacer eventos en México porque a la Panamericana le iba súper bien porque para los equipos de fábrica como Alfa Romeo, Ferrari, Mercedes-Benz, era muy barato participar. Pero al mismo tiempo para los equipos privados también lo era y por esa razón es que venía un gran número de corredores y equipos. En esa época estaba muy controlada la importación de autos, entonces era común que se tomara como pretexto este tipo de carreras para traer coches caros que terminaban quedándose en México. Porque la gente que tenía los recursos para comprar esos autos tenían que hacerlo en Estados Unidos ya que comprarlos en Europa hacía casi imposible su traslado en barco. Entonces este fue otro pretexto para empujar por la construcción de un autódromo.”, apunta el comentarista y analista de Fórmula Uno.

En busca de carreras

Luis Manuel también agrega que hubo mucha presión sobre Enrique Martin Moreno, quien era el representante de la FIA (Federación Internacional del Automóvil) en México, para poder construir el circuito y buscar traer una carrera de Fórmula Uno o alguna de las carreras que se celebraban fuera del campeonato. “En ese tiempo se acostumbraba mucho organizarlas de esta forma, carreras por invitación, justo como las que se corrieron en Cuba en la década de los años 50. De hecho en una de ellas secuestraron a Juan Manuel Fangio, en 1958. En este tipo de carreras no puntuables fue en donde Ricardo Rodríguez perdió la vida; Ferrari le dio permiso de correr, para ello el papá del piloto mexicano rentó un Lotus que había sido arreglado un año antes. Dicen que no fue bien reparado y que al entrar en la curva peraltada, perdió el control y se estrelló contra la barrera.”

La idea de un garage presidencial

Un aplanado especial de terreno fue el primer trabajo que se tuvo que llevar a cabo para construir la pista. Así se lo platicó el Ing. Civil Óscar Fernández Gómez Daza, diseñador del circuito a Luis Manuel López. “El aplanado fue para que pudiera caber todo lo que éste señor quería hacer con las curvas y todo lo que tenía pensado. Después de que ya estaba el trazado muchas personas ajenas a su proyecto, levantaron la voz y le exigieron cambios, los cuáles tuvo que hace pues se trataba de gente inmiscuida en el automovilismo nacional. Me contó también que hicieron, después de la curva 4, la llamada curva presidencial en la que era la S del lago. Como al presidente Adolfo López Mateos no le gustaba que la gente lo viera porque además él llegaba con sus propios autos para dar unas vueltas en la pista, entonces en esa curva curva hicieron un garage en donde tenía sus coches; decían que ahí adentro tenía Ferraris, entre otros coches muy exclusivos.”

La Peraltada

El proyecto de tesis del Ing. Oscar Fernández Gómez Daza fue presentado en 1955. Y fue esta famosa curva el principal atractivo de este proyecto “Fue el gran gancho del autódromo porque fue una copia del Circuito de Monza. De hecho el dibujo que hizo el ingeniero casi toda la primera parte es Monza: la curva peraltada a la derecha, luego de la entrada de la recta larga... si te fijas una de las características del autódromo es la gran cantidad de curvas a la derecha, como Monza. Desde el principio fue el gran atractivo porque también comenzó a sonar la idea de que los coches iban a ser más aerodinámicos. De esta forma, el ingeniero pensó que entre más aerodinámicos fueran los coches más iban rápido iban a poder ir en esa curva, entonces digamos fue un atractivo para que los probaran aquí”, comentó López.

Sí, sería posible

Al cuestionar al experto en automovilismo si sería posible contar en la actualidad con esta curva, considerando una mayor área para la zona de seguridad y si no existiera el Foro Sol considera que “desde mi punto de vista la pista tendría que ser más ancha y además ponerle una especie de talud porque si los coches se salen, lo primero que pasaría es que darían vueltas sin control. Yo creo que tendrían que hacerle muchas adecuaciones porque además la recta anterior es muy larga, tal vez de 600 o 700 metros, y por lo tanto los autos alcanza mucha velocidad. Si hubiera oportunidad de tenerla sería una curva extremadamente rápida.”, apuntó.

Un referente de la ciudad

La Magdalena Mixiuhca a lo largo de ocho décadas se ha convertido en un espacio de esparcimiento y recreación para los mexicanos. Entre sus instalaciones está el Autódromo Hermanos Rodríguez, un lugar que para Luis Manuel López es un sitio especial: “lo que más me ha llamado la atención es que se utilizó para atender a enfermos de Covid-19, era de las pocas cosas que le faltaba al autódromo porque ahí ha ocurrido de todo. Ha sido instalación deportiva, de carreras, han ganado grandes figuras, han sucedido lamentables fallecimientos, tuvo visitas del Papa... es un lugar dentro de la Ciudad de México que es emblemático. Este complejo es una pista, es un parque deportivo, es una instalación, un centro de conciertos, un lugar donde se hacen eventos, y lo que me da más gusto es que a pesar de que aquí se organiza un Gran Premio no es un lugar elitista, sino que es un lugar que se transformar en muchas cosas.”

 

rrg