En una semana el panorama del Ascenso MX cambió.

“El 25 de diciembre pasado, en el grupo de WhatsApp, Hugo Mora, entrenador del equipo, nos dijo que tenía malas noticias, que lo sentía mucho por nosotros y nuestras familias, pero que Loros de Colima ya no iba a formar parte del Ascenso MX. Que era una decisión tomada y no se podía hacer nada”, menciona a El Economista el exportero de Loros, Javier Morán.

El último entrenamiento del equipo fue el 21 de diciembre. James Goldsmith, dueño del club, les deseó felices fiestas a sus jugadores y les pidió no echar a perder el trabajo que habían realizado durante la pretemporada.

Las fechas de descanso eran del 22 al 27 de diciembre. Sin embargo, el 23 se dio la noticia del fallecimiento de Goldsmith y el miércoles 25 los futbolistas recibieron el mensaje de Mora sobre la situación.

Luego de que la familia del empresario franco-británico anunciara la intención de no seguir con el equipo, los jugadores y cuerpo técnico recibieron una carta de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) en la que aceptaron deslindarse del club Loros de Colima y una deuda a saldar por parte de la institución de recibir el sueldo estipulado ante la FMF, que involucra un ingreso mensual los días 20, hasta junio del 2020.

“Nunca hubo ningún problema de adeudo o falta de pago. La cuestión es que tú podías tener un sueldo de 10 pesos y en el contrato federativo aparecía que era de 2 o 3 pesos. No venía completo lo que ganabas. Los 20 de cada mes, Jimmy depositaba la nómina, el dinero que faltaba te lo hacía llegar en cheque”, expresa Morán.

Este método de pago con el monto que obtenían en cheque no deja evidencia jurídica para respaldar el salario total que percibían los futbolistas. Sin embargo, la cuestión con el cuerpo técnico fue distinta, así lo asegura a este diario Héctor Medrano, exauxiliar.

“Me sorprende porque tengo mi contrato debidamente en la federación, realmente percibo lo que aparece en la FMF. Incluso en otros equipos no teníamos la estructura de trabajo y prestaciones que había en Loros”, explica.

Medrano menciona que James les brindó casa o departamento a cada uno de los jugadores y cuerpo técnico y se aseguraba de que cada integrante contara con tenis para entrenar y viajar.

Además de invertir en el uniforme del equipo, porque cuando la marca Pirma buscó patrocinarlos, la condición era que el logo de la marca fuera a un lado del corazón, algo con lo que no estaba de acuerdo, al buscar que en ese sitio se encontrara el escudo del equipo, por esa cuestión prefería realizar el gasto.

Después de la desafiliación, solamente cinco jugadores de una plantilla de 25 encontraron otro equipo para el Clausura 2020. Víctor Mañón pasó a Mineros de Zacatecas; Osciel de la Cruz regresó de su préstamo a Xolos de Tijuana (Liga MX); Miguel Guzmán jugará con Tampico Madero; Raúl Ramírez con Leones Negros de la UDG, y Luis Garcia fichó por los Alebrijes de Oaxaca.

“El principal problema es el tema futbolístico y mi carrera. Todos los equipos están armados, cuentan con sus porteros, es complicado. Con el sueldo que me dará Loros, me he ofrecido prácticamente gratis. En las negociaciones con equipos he planteado que me paguen el mínimo para seguir mi carrera”, menciona Javier Morán, quien a pesar de haber tenido conversaciones con distintos equipos, no logró concretarlas.

Situación similar a la que vive Héctor Medrano: “No tenemos trabajo, porque todos los equipos ya tienen su cuerpo técnico. Por mi parte no tengo opciones, a futuro lo veo como un 50-50 de regresar, porque también cuento con cierta trayectoria”.

Previo al inicio del Clausura 2020, el 7 de diciembre los Potros UAEM anunciaron también que no participaría en el torneo por motivos económicos, justo 20 días después se oficializó la desafiliación de los Loros del mismo torneo, que involucró que el Ascenso quede con 12 equipos.

Ante la situación se canceló el comienzo de la competición que estaba prevista para el 9 de enero, pero se pospuso sin fecha establecida hasta que se realice la reunión extraordinaria entre los dueños de los equipos.

James Goldsmith

• Nació en París, Francia, el 23 de febrero de 1933. Falleció a causa de un infarto el 23 de diciembre del 2019 a los 86 años en Colima.

• En los años 80 fue traductor de la Selección Mexicana en una gira europea. Después fue directivo junto a Alejandro Burillo Azcárraga.

• Formó parte del comité organizador de la Copa del Mundo de México 1986.

• Apoyó a la Selección Mexicana como coordinador de Asuntos Internacionales de la Federación. En el desarrollo de su trabajo no percibió sueldo. Dejó su cargo en el 2000.

• En ese mismo año, ascendió al Cihuatlán de Tercera a Segunda División, club que al venderlo se convirtió en Dorados de Sinaloa. En el 2018 subió al Ascenso MX, a los Loros de Colima.

• Fue heredero de la fortuna de su padre, quien tuvo negocios en la industria alimentaria, turística y farmacéutica. 

• Fue dueño del periódico L’Express y accionista de Mexicana de Aviación. Ostentaba el título de lord. Su madre era hija de un empresario de estaño boliviano.

[email protected]