Sven Göran Eriksson, entrenador de Costa de Marfil, destacó que salieron derrotados ante Brasil porque se equivocaron en momentos clave. Además, criticó al árbitro quién dio por bueno un gol después de una mano de Luis Fabiano.

Si te equivocas, no perdonan'', comentó el técnico de Costa de Marfil, Sven-Goran Eriksson. Son muy buenos en eso, aprovechan espacios reducidos. En los mano a mano te ganan .

El segundo tanto de Luis Fabiano, a los 50, fue para enmarcar: hizo dos sombreros, durmió la pelota con el pecho y fusiló al portero Boubacar Barry con una volea de zurda. Las repeticiones de televisión mostraron que el artillero tocó el balón con el brazo en un par de ocasiones en la jugada.

Les regalaron un gol que puso las cosas 2-0 y cambió todo'', lamentó el timonel de Costa de Marfil. Por supuesto que fue una mano. No una, dos'', concluyó el estratega..