El presidente de la Federación Francesa de Futbol (FFF), Jean-Pierre Escalettes, recibió "con consternación la negativa de los jugadores del equipo de Francia a participar en el entrenamiento" el domingo, considerando que la actitud es "inaceptable".

"Este movimiento inaceptable es la consecuencia de la expulsión de Nicolas Anelka, según ellos, injustificada. En contra de las afirmaciones de los jugadores, esta sanción se tomó al término de una larga charla con el interesado, en presencia del capitán", dijo la FFF en un comunicado.

La Federación Francesa, "por voz de su presidente, se disculpa por el comportamiento inadmisible de los jugadores que representan a nuestro país".

Un Consejo Federal de la FFF "se convocará inmediatamente en cuanto termine el camino del equipo de Francia (en el Mundial), para extraer todas las consecuencias de la situación de crisis creada".

Los jugadores del equipo de Francia rechazaron entrenarse el domingo para protestar contra la expulsión del grupo de Nicolas Anelka. El diario L'Equipe publicó en su tapa del sábado que el atacante del Chelsea había insultado al técnico Raymond Doménech.