Japón fijará un límite de 10,000 espectadores para todo evento deportivo a partir del 20 de junio, fecha en la que entraría en vigor el levantamiento del estado de emergencia sanitaria. Esto quiere decir que los Juegos Olímpicos de Tokio (23 julio-8 agosto) sí tendrían público en las butacas.

La medida seguiría en vigor hasta finales de agosto, precisó Yasutoshi Nishimura, el ministro japonés encargado del covid-19. El proyecto limitaría el número de espectadores a un 50% de la capacidad de un recinto o a un máximo de 10,000 personas, la cifra que sea menor.

Es importante que mantengamos medidas rigurosas contra las infecciones para evitar un aumento de casos, todavía más teniendo en cuenta que contemplamos una propagación de la variante Delta".

Ese esquema, que debe ser oficializado esta semana, podría fijar los límites de una decisión de los organizadores de los Juegos Olímpicos sobre el número de espectadores residentes en Japón que podrán estar presentes en su evento.

En marzo, los organizadores tomaron la decisión sin precedentes de prohibir la llegada de espectadores procedentes del extranjero y, después del final del estado de emergencia, deben comunicar su decisión sobre si los Juegos serán a puerta cerrada para todo tipo de público o qué límite de espectadores locales es aceptado.

Según la prensa, el gobierno japonés podría reemplazar el estado sanitario actual por medidas llamadas de "casi estado de emergencia", que incluyen principalmente restricciones sobre la venta de alcohol o sobre las horas de apertura de bares y restaurantes.

"Cuando el gobierno levante el estado de emergencia es importante que las restricciones se levanten progresivamente", dijo Takaji Wakita, director del comité consultivo gubernamental. El programa de vacunación de Japón ha avanzado más lentamente que en otros países desarrollados, con solo un 5%.

Por otra parte, más del 80% de los atletas que competirán en los Juegos han sido vacunados contra el covid o están "en proceso" de serlo, según la última estimación del COI.

Tokio necesitará rescate público millonario sin público

Los presupuestos recientes muestran que los organizadores de Tokio 2020 todavía están asumiendo estadios llenos, tomando en cuenta recaudación de la venta de boletos. Un nuevo subsidio de los contribuyentes sería la única forma de financiar los reembolsos, según un análisis del Financial Times de las cuentas del comité organizador.

No obstante, unos Juegos sin público serían un mal menor, teniendo en cuenta que suspenderlos totalmente podría costarle a Japón alrededor 1.81 billones de yenes, según estimaciones del Instituto de Investigación Nomura.

Ante la imposibilidad de que los seguidores extranjeros presencien en directo los Juegos Olímpicos, el COI trabajará con las emisoras titulares de derechos para “hacer todo lo posible para que los aficionados de todo el mundo puedan experimentar el espíritu olímpico”.

En España, por ejemplo, Discovery renovó recientemente su acuerdo con Radio Televisión Española (Rtve) para emitir los Juegos Olímpicos de Tokio. Entre las cadenas de La 1 y Teledeporte, el grupo televisivo ofrecerá hasta 400 horas de retransmisión en dos semanas.

deportes@eleconomista.mx