Pasaron 12 meses difíciles para los bolsillos del Rally de México, más no para cautivar a más seguidores, recibir un número mayor de asistentes o tener una derrama económica 6% más alta respecto al año anterior, con un total de 661 millones de pesos.

El no tener pilotos mexicanos consolidados en la competencia, ni tener otra referencia mexicana en el podio de los rallies, como el piloto Benito Guerra o tampoco conseguir aún rejuvenecer a los fans del campeonato que tienen una edad promedio de 32 años, no desmotivó a los organizadores a realizar un desembolso mayor para la edición 2017.

El tipo de cambio peso-dólar y peso-euro afectó el pago de derechos del evento para hacerlo realidad en México con un costo cerca de los 48 millones de pesos.

Es un tema espinoso, este año fue más caro, pagamos los derechos en euros y eso incrementó el costo del evento en pesos. Tenemos que contemplar en cualquier proyección a futuro, que el Rally cuesta en euros o dólares y debemos de encontrar la manera de sustentarnos, pese a lo que suceda. Por ejemplo, la arrancada en la Ciudad de México hizo que se incrementara el precio porque tuvimos que trasladarlo seis horas desde Guanajuato, pero el impacto del tipo de cambio es más nocivo porque no podemos preverlo , explicó a El Economista, Gilles Spitalier, director general del Rally en México.

El sitio Eurosport señaló el mes de marzo pasado, que la llegada de Donald Trump al poder y la presión por endurecer las medidas de control en la relación con México, causó que en tan sólo una semana, el peso mexicano se devaluara hasta 40 por ciento.

En aquel momento, el dueño de la empresa Rallymex, Patrick Suberville señaló que la elección de Trump afectaba en la preparación del evento e incluso puso en peligro su realización, ya que las cosas que se importan de Estados Unidos se volvieron de repente demasiado caras, además de que a tres meses del evento, perdieron a Volkswagen, el principal patrocinador.

Cerca de 75% del apoyo es privado. Es difícil blindarse de la volatilidad del tipo de cambio con nuestros patrocinadores. Las empresas en México generan pesos y difícilmente vamos a poder cerrar un patrocinio en una moneda extranjera. Éste año pagamos lo más caro del euro, fue un golpe de más de 30 % para nosotros y ya habíamos tenido un golpe de más de 20% en el 2016 , señaló Spitalier.

El contrato del Rally en México termina en el 2018.

El directivo señala que tienen pensado renovarlo por tres años más y ya se encuentran en pláticas con tres actores principales: la FIA, el estado de Guanajuato y WRC Promoter, este último tendrá primero que firmar un nuevo contrato antes de negociar con México.

El Rally se ha organizado en la gestión de tres gobernadores de León, Guanajuato, donde este año se alcanzó por el evento una ocupación hotelera de 63%, recibiendo a 555,000 asistentes.

[email protected]