Era el día libre de los entonces líderes únicos de la Liga Mexicana de Beisbol: Sultanes de Monterrey. Habían ‘barrido’ en tres partidos a Diablos Rojos del México y con marca de 8-0, aficionados y sectores de la prensa deportiva se aventuraban a pensar que a fines de marzo podían igualar el mejor comienzo en la historia del circuito que le pertenece a Saraperos de Saltillo (13-0, en 1979).

Lino Rivera, manager de la escuadra regiomontana, charló vía telefónica con El Economista, respecto a algunos aspectos referentes al arranque de la temporada 2012 del circuito veraniego, en el cual destacó que llegar al mejor inicio en la historia de la LMB no era la ambición fundamental del equipo.

Queremos ir juego a juego e inning a inning, porque no estamos pensando en marcas personales. Tenemos que buscar la forma de sacar cada partido. Si viene el récord, qué bueno, porque quiere decir que nos mantenemos firmes , afirmó el estratega puertorriqueño.

¿Dónde están las fortalezas para este buen principio en la campaña?

Ha sido el pitcheo y la defensa. Los ‘iniciadores’ nos han mantenido en juego. No han dado malas salidas. También hemos hecho las carreras necesarias para ganar .

Rivera, en su primer año con los del turbante, manifiesta que tiene una amplia aceptación entre los jugadores: al final de los entrenamientos (en pretemporada) me sentí con mucha confianza. No somos hechiceros, pero no es de extrañarse este inicio porque tenemos un gran equipo , expresa.

El intento por obtener el récord fue aniquilado en su visita a Veracruz donde se enfrentaron a los Rojos del Águila –ahora punteros absolutos de la liga–. La novena del puerto ha propinado las dos primeras caídas de Monterrey, ambas con una carrera de diferencia. La ofensiva jarocha le ha pegado 13 hits a la mejor unidad de pitcheo en la LMB con promedio de 2.63 carreras ‘limpias admitidas’.

Lino, de 45 años, emprendió su trayectoria como manejador en el 2004 al frente de Acereros de Monclova, después fue parte de Leones de Yucatán, donde ganó la corona en el 2006 y cayó en la final del 2007. En ambos casos tuvo como adversario a la franquicia que ahora entrena.

¿Cómo se ha sentido al dejar Yucatán para llegar a Sultanes, en el cambio natural de la Zona Sur a Norte en la LMB?

Sólo son escenarios diferentes. A Sultanes le ha tocado en este momento un equipo completo, aunque todavía nos hace falta trabajar en ciertas etapas de juego. Son sólidos y me enorgullece ser parte de eso .