Estados Unidos está recogiendo los frutos de sembrar un macroproyecto de futbol en el que ha invertido más de 75 millones de dólares durante 12 años. Los niños que se formaron en esa estructura hoy son los pilares de una selección mayor que le arrebató un título a su más grande rival y se encamina hacia el éxito en ‘su’ Copa Mundial 2026.

Sergiño Dest, Weston McKennie y Giovanni Reyna no superan los 23 años y ya ganaron su primer campeonato con el combinado mayor tras vencer 3-2 a México en la final de la Nations League 2021. Son jugadores del Barcelona, Juventus y Borussia Dortmund, pero sus orígenes vienen del sistema de academias de la Federación de Futbol Estadounidense.

La US Soccer Development Academy fue un proyecto nacido en 2007 y en el que se invirtieron 5.2 millones de dólares en programas de becas para más de 20,000 jugadoras y jugadores desde la categoría sub 12 hasta la sub 18. A ella se suman las academias propias de los equipos de la MLS, que han invertido más de 70 millones en el mismo periodo.

La academia de US Soccer llegó a tener hasta 149 equipos y sentó un precedente único para el desarrollo del futbol en el país, con entrenadores capacitados por la Federación Francesa de Futbol (FFF).

Algunos de los alumnos más destacados acaban de ser campeones contra México, como el arquero Ethan Horvath, que le atajó un penal a Andrés Guardado en el último minuto, o el capitán Christian Pulisic, ganador de la Champions League con el Chelsea.

“Es una generación prometedora, es un proyecto a término largo, no hay que emocionarnos con los nombres o los clubes donde están hoy en día, se tienen que consolidar, mostrarse dentro de la cancha y estoy seguro de que van a dar mucho de qué hablar”, dijo Hérculez Gómez, ex mundialista estadounidense, a El Economista un par de meses antes de la final de la Nations League, donde este grupo de jóvenes ya cosechó su primer triunfo.

No solo es el campeonato en sí, sino la forma y el fondo. Estados Unidos no ganaba un título a nivel mayor desde la Copa Oro 2017 y, particularmente, no vencía a México en una final desde 2007, cuando la generación de Landon Donovan, Carlos Bocanegra y Clint Dempsey logró derrotar a la de Cuauhtémoc Blanco, Oswaldo Sánchez y Rafael Márquez.

Además, el conjunto de las barras y las estrellas solo ha perdido dos de sus últimos 15 partidos desde el 10 de septiembre de 2019 y actualmente es el plantel más valioso de Concacaf con una plantilla estimada en 310.3 millones de dólares, según cifras de Transfermarkt (México está valuado en 230.8 millones).

Ganar la Nations League no le representó un ingreso económico, pero sí el ganar 10 puntos en el ranking de la FIFA, retomar el control de Concacaf y dar el primer paso sólido rumbo a las aspiraciones de la Copa Mundial 2026, en la que el territorio estadounidense tiene previsto recibir el 75% de los partidos (el otro 25 será repartido equitativamente entre México y Canadá).

Academias propias más el potencial extranjero

El proyecto de la US Soccer Development Academy terminó en 2020. Primero, su cierre fue anunciado debido a la pandemia, pero después fue debido a las estimaciones de sus pérdidas en el año fiscal, que ascenderían a más de siete millones de dólares, según Sports Illustrated.

A eso se suma que Estados Unidos viene de un duro revés en su historia futbolística, pues luego de ser subcampeones de la Copa Confederaciones 2009 y avanzar a octavos de final en Brasil 2014, no lograron clasificar a la Copa del Mundo 2018, lo que fue su primera ausencia desde México 1986.

Por ello, la misión de las fuerzas básicas no fue tirada a la basura. Los 2,500 jugadores élite y 250 entrenadores juveniles que formaban parte de la US Soccer Academy fueron transferidos a un nuevo sistema de formación de la MLS que consiste en 94 equipos dentro de territorio estadounidense y canadiense.

“Con un enfoque en maximizar el potencial de cada jugador, la nueva plataforma no solo proporcionará una competencia de alto nivel durante todo el año, también una programación, educación e innovación importantes en las áreas clave del desarrollo de los jugadores, como crecimiento personal y alcance comunitario”, señaló la MLS en un comunicado.

De acuerdo con la organización, las academias de la MLS han invertido más de 70 millones de dólares desde 2007 y han producido más de 250 jugadores para la liga local. El dato más relevante: ha producido más del 90% de los convocados a las selecciones juveniles de Estados Unidos.

“Este país ahora está produciendo jugadores atléticos modernos que pueden hacer frente a demandas de alta intensidad y que tienen la conducción y el enfoque correctos", mencionó un scout europeo a la BBC.

Larry Sunderland, director de desarrollo del FC Cincinnati, también señaló a este medio: “Los deportes estadounidenses tienden a identificar primero a los atletas físicos; creo que estamos rascando la superficie sobre cómo es un futbolista, cómo se mueve y esto es algo diferente a un jugador de futbol americano o de baloncesto. Estamos mejorando”.

Además de las academias propias de la federación estadounidense y de los clubes de la MLS, equipos top del mundo han logrado acuerdos para establecerse en zonas como Nueva York, Arizona y Miami. Ese es el caso del Barcelona, Liverpool, Arsenal, Bayern Múnich, PSG y Boca Juniors, que tienen escuelas en Estados Unidos desde 2012.

Gracias a ese macroproyecto, la selección alineó a 10 jugadores de clubes europeos en la final de la Nations League 2021, el doble de los de su rival, México. Los futbolistas estadounidenses ya no son amateurs ni de nivel universitario, están sentando un precedente de potencial de cara al Mundial 2026.

“Nos convierte en pioneros. Les estamos mostrando a los niños que, si se lo proponen, también pueden hacerlo. No solo tenemos que limitarnos a jugar futbol universitario o en la MLS, podemos hacer más que eso”, destacó Chris Richards, actual defensa del Bayern Múnich surgido de la academia del Dallas FC.

En definitiva: los niños ya crecieron y Estados Unidos está recogiendo los frutos de su red de siembra en el futbol.

fredi.figueroa@eleconomista.mx