johannesburgo. Dunga es un brasileño que no tiene ni la menor pinta de serlo. Su paso por Italia en su época de jugador le ha reformado el chip y lo ha hecho quizás el técnico más aburrido de todos los tiempos, pero en vías de ser el más efectivo en Brasil.

Hoy el scratch du oro debuta en Sudáfrica ante Corea del Norte y llega como ninguna otra selección, con el proceso previo más exitoso.

Hace tres años ganó la Copa América en Venezuela, hace un año la Confederaciones y de paso calificó al Mundial en primer lugar en Sudamérica.

Es un técnico efectivo y aunque guste o no, no se le puede reprochar nada , advierte Zico en charla con El Economista, mundialista de la verdeamarella en los torneos de 1982 y 1986.

En 1987 llegó a Italia, al Pisa, luego pasó a la Fiorentina para finalmente terminar su era en el calcio con el Pescara. Ahí aprendió las bases del catenaccio y su posición, la de mediocampista de contención, le hizo optar por el orden extremo antes del joga bonito.

De 65 juegos que ha dirigido, sólo ha perdido cuatro y ganado 40.

En Brasil nos hemos acostumbrado a jugar espectacular, por eso es tan criticado pese a sus muy buenos resultados, es un técnico que no le tiembla replegar sus líneas si considera necesarios , afirmó Sócrates, mundialista en España 1982 y México 86 en entrevista.

Para los sudamericanos no es sorpresa que Ronaldinho esté fuera de la Selección. Son decisiones del entrenador, pero sin duda Ronaldinho o Adriano podría ser titulares en cualquier otra selección y hasta consideró que podría haber estado en la lista final , continúa el doctor Sócrates.

El capitán de Brasil en EU 1994, que venció a Italia en penales, prefiere tener a jugadores de sacrificio y poco mediáticos.

Ha hecho un scout en toda Europa para reunir a sus 23 elegidos y convocó a futbolistas que militan en torneos de poco lustre como Elano (Galatasaray, Turquía), Luisao o Ramires (Benfica, Portugal), Nilmar del Villareal o Grafite (Wolfs­burg, Alemania).

Lo único que lo salva para no perder el puesto es la Copa del Mundo, lo demás no. Incluso siendo campeones quizás termine su ciclo. La gente está molesta por la forma en cómo lo hace y así no está dispuesta a apoyar , dice Zico.

Brasil no presentará su rostro más atractivo para este torneo, pero quizás veamos a un equipo igual de efectivo que Alemania o Italia. Es el estilo de Dunga, más músculo que arte.