Una llamada a Helmut Marko, asesor de la escudería Red Bull, en el pasado significaba para el piloto Brendon Hartley escuchar sobre sus errores. La última mala noticia que había escuchado de Helmut fue en el 2010, cuando le dijo que quedaba fuera de la escudería.

“Quiero que vengas a pasar un día en el simulador de Red Bull”, le dijo el asesor del equipo al piloto neozelandés, en la llamada de octubre del 2017, y para finales del ese mes Brendon estaba pilotando el monoplaza de Toro Roso en el Gran Premio de Estados Unidos.

Brendon fue el noveno piloto de Nueva Zelanda en competir en la Fórmula 1, pero el cuarto piloto más longevo en debutar, con 27 años. El de mayor edad de dicha nacionalidad en llegar a la principal categoría de automovilismo fue John Nicholson, de 33 años; participó en el Gran Premio de Gran Bretaña de 1974 y 1975, con la escudería Pinch Plant Ltd.

Una década es lo que esperó Brendon para subir a un monoplaza de F1, cuando al resto de la actual parrilla le llevó casi cinco años en promedio. Aunque nueve de los 20 pilotos esperaron seis años o más para debutar.

En Toro Rosso quedó un asiento disponible después de una serie de movimientos que involucró la baja de Daniil Kvyat y la contratación de Carlos Sainz Jr con Renault, entonces apareció la oportunidad del piloto neozelandés. Brendon fue piloto reserva de Red Bull (del 2008 al 2010) y Mercedes (2012-2013).

El expiloto Mark Webber lo conoce en el 2009 en la Fórmula 1 y mencionó para Daily Mail que en esa primera ocasión era un tipo inmaduro y que no estaba listo para la categoría en aquel momento. Posteriormente fueron coequiperos en Porsche (LMP1), en el Campeonato Mundial de Resistencia (WEC, por su sigla en inglés).

Además de que sus resultados no eran los esperados y, en el 2009, el lugar disponible se lo dan a Jaime Alguersuari y al siguiente año queda fuera del programa Red Bull Junior, en el que también estaban Carlos Sainz Jr, Daniel Ricciardo, Jean-Éric Vergne y Daniil Kvyat.

El piloto comenzó a buscar opciones para continuar en el deporte. En el 2014 se integra a Porsche para competir en el WEC.

“No entré a competir en el WEC buscando volver a la Fórmula 1, pero creo que en términos de profesionalismo y cómo funciona la operación en la pista de carreras, hay muchas similitudes. Trabajar con gente como Mark Webber y Timo Bernhard es beneficioso para cualquier conductor”, mencionó Brendon Hartley para el portal de la FIA. En la categoría de resistencia, quedó campeón en el 2015 y el 2017 en la categoría LMP1 y ganó las 24 de LeMans (2017).

A Brendon continuamente le cuestionaban si tenía el deseo de competir en la Fórmula 1, su respuesta era que aún quería llegar a la categoría, pero lo veía complicado.

Después de que se da a conocer que Porsche ya no competiría en el WEC, el piloto neozelandés comentó al portal de Motorsports que llamó a Helmut Marko y le dijo que estaba listo por si algún día lo necesitaba, además de que ya no era el mismo que años atrás.