El rally Dakar arrancará oficialmente este lunes en Asunción, Paraguay, y por primera vez se realizará en los tres países: Paraguay, Bolivia y Argentina, para unir las tres capitales en las cuales la competencia se encontrará con nuevas geografías, etapas y terrenos.

La dificultad de la competencia en esta edición 39 recaerá en mayor parte en las seis etapas en el altiplano boliviano con diferentes condiciones climáticas: calor, frío, lluvia, nieve y altura. La carrera se definirá en 12 actos, del 2 al 14 de enero, y contará con alrededor de 8.800 kilómetros.

El Rally partió en Paraguay con la largada simbólica en la Costanera de Asunción, en presencia del presidente anfitrión Horacio Cartes y su colega boliviano Evo Morales.

Por primera vez en la historia de los Dakar, dos mandatarios asistieron a la partida del rally más extremo del mundo, que llevará una caravana de 750 vehículos y 3,000 personas.

La primera jornada comprende Asunción y Resistencia (Argentina) y durante cinco días pasará por Bolivia y finalizará en Buenos Aires en una largada en la que participarán 491 pilotos de 59 nacionalidades (entre ellos nueve mujeres) en 316 vehículos de diferentes tipos: motos, quads, autos, camiones y la nueva categoría UTV (autos liviano).

Previo al Dakar, el director de la carrera, el francés Etienne Lavigne, dijo que la competencia no tiene posibilidades de regresar a África, debido al contexto que lo aqueja por las guerras y el terrorismo.

Una competencia extrema donde todos sus participantes conocen los riesgos no va a volver a África en un futuro próximo , aseguró en una entrevista a la AFP.

Sobre el nivel de dificultad, el director dijo que es algo que no debe afectar a los pilotos, pues ellos saben a qué se enfrentan en una competencia extrema.

Todos los pilotos que van a competir en esta edición conocen perfectamente los riesgos. Saben todo de esta competencia y no puede ser una sorpresa para ellos el nivel de dificultad. Es una competencia extrema y los pilotos que van a competir saben exactamente cómo son las condiciones del terreno , indicó.

Por su parte, el piloto francés Sébastien Loeb, nueve veces campeón del mundo del Mundial de Rallies, habló sobre sus aspiraciones en su segunda participación.

La ambición por ganar está clara. El año pasado vimos que éramos rápidos en las especiales de tipo rally, donde podíamos atacar. Ahora sabemos hacia dónde vamos. Espero que la experiencia nos permita este año ser competitivos , dijo el piloto de Peugeot.

Con el debut de Paraguay como parte de esta competencia, el Dakar visitará el país número 29 de su historia y el quinto en Sudamérica.