Catar, país anfitrión del Mundial de futbol 2022, espera atraer "más de 1.2 millones de visitantes" durante el torneo, lo que supone casi la mitad de la población de este emirato del Golfo, indicó a la AFP una responsable catarí.

"Esperamos la presencia de más de 1.2 millones de espectadores durante el Mundial", que se disputará del 21 de noviembre al 18 de diciembre de 2022, declaró este jueves Fatma al-Nuaimi, responsable de comunicación del comité organizador del Mundial.

Se desarrollarán soluciones "novedosas y temporales", además de los hoteles ya disponibles, para recibir a todos los visitantes en este pequeño país de 2.75 millones de habitantes, según la responsable.

Los visitantes podrán así ser alojados en barcos cruceros, en casas privadas o en localidades para aficionados, mientras que 16 hoteles flotantes con capacidad total para 1,600 habitaciones serán construidos.

Sin embargo, algunos aficionados y comentaristas ya expresaron su preocupación en cuanto a la falta de animaciones previstas en este país musulmán conservador y poco asociado al espíritu festivo que acompaña a los Mundiales.

"Las bebidas con alcohol serán autorizadas en zonas previstas al efecto", precisó Nuaimi, reconociendo que el alcohol no forma parte de la cultura catarí.

Además, el emirato es condenado a menudo por diferentes ONG internacionales por el tratamiento dispensado a los miles de trabajadores llegados desde África y Asia para las obras del Mundial.

"Tratamos de no dejar que las críticas nos perturben", afirmó Nuaimi.

Varias selecciones europeas, entre ellas Alemania y Noruega, tomaron iniciativas para mostrar su apoyo a los derechos humanos antes de los partidos de clasificación para el Mundial.

Cinco de los ocho estadios que acogerán los partidos del Mundial ya han sido inaugurados, mientras que la construcción del estadio de Lusail, donde se jugará la final, está terminado al "98.5 por ciento".

rrg