Pese a incrementar las medidas de seguridad en todos los estadios alemanes tras los ataques en París, hubo una serie de incidentes violentos entre aficionados rivales que mostraron el lado oscuro del futbol este fin de semana.

La policía de Gelsenkirchen informó que hizo 196 detenciones en torno al partido Schalke contra Bayern Múnich, en el peor brote de violencia del sábado por la noche.

Hubo más escenas de este tipo en Mönchengladbach, a bordo de trenes y en las estaciones, que involucraron a los seguidores del Hannover y Werder Bremen en incidentes diferentes, y en el partido de la Tercera División los aficionados del Magdeburg invadieron la cancha y pelearon con los guardias del SG Sonnenhof Grossaspach.

El presidente del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge, dijo que el club se deslinda en todas las formas de estos denominados seguidores de nuestro club y que la violencia no puede ni debe ser tolerada jamás. .

La seguridad ha sido reforzada en toda Alemania luego de que el partido amistoso entre la selección nacional y su similar de Holanda fue suspendido el martes anterior en Hannover debido a una supuesta amenaza para detonar explosivos en del estadio.

Suspensión del Alemania vs Holanda evitó una masacre

La suspensión del juego amistoso que iba a enfrentar el martes a Alemania y Holanda en Hannover evitó un ataque terrorista minuciosamente planeado , según fuentes de la inteligencia alemana citadas por el Frankfurter Allgemeine ?Sonntagszeitung (FAS).

La célula yihadista que preparó este atentado frustrado -y que se iba a cometer apenas cuatro días después de la masacre de París, en la que murieron 130 personas- sigue sin embargo en libertad y podría perpetrar ataques, agrega el rotativo alemán.

El plan era detonar tres bombas dentro del estadio HDI Arena mientras se disputaba el partido amistoso entre Alemania y Holanda, otra más en una parada de autobús y una última en una estación de tren.

El encuentro se suspendió a última hora por indicios concretos de que se iba a producir una ataque con explosivos , según la policía de Hannover.