El catarí Nasser Al-Attiyah (Mini) tuvo un comienzo de ensueño en el Dakar-2015 al imponerse este domingo en la primera etapa en la categoría de autos, entre Buenos Aires y Villa Carlos Paz, seguido del argentino Orlando Terranova (Mini), mientras que el vigente campeón, Nani Roma (Mini), perdió más de seis horas por un problema mecánico.

Por su parte, el británico Sam Sunderland (KTM) ganó en motos y el chileno Ignacio Casale (Yamaha), en cuadriciclos.

Al-Attiyah, vencedor de la carrera en 2011, paró el crono en esta especial de 170 km en 1 hora 12 minutos 50 segundos.

"La etapa ha sido quizás demasiado rápida pero hemos arrancado bien", explicó Al-Attiyah tras la jornada.

"Deberíamos ser capaces de ser más agresivos mañana. Hubo algunas zonas en las que no tomamos riesgos. El coche ha respondido de maravilla", añadió.

El único capaz de seguir su ritmo fue 'Orly' Terranova, que finalizó a sólo 22 segundos de él (01:13:12), confirmando que es un firme aspirante a acabar en el podio final, su gran objetivo en esta 37 edición de la prueba tras acabar quinto en el 2013 y el 2014.

El tercero fue el estadounidense Robby Gordon (Hummer), a 1 minuto 4 segundos.

Peugeot pierde dos minutos; Roma, dos horas

Sonrisas para unos y tragedia para otro. Nani Roma, actual campeón de la prueba, vivió una auténtica pesadilla desde el comienzo.

El español, tras sólo 10 kilómetros de especial, sufrió un problema mecánico con la presión del aceite y tuvo que ser remolcado hasta la meta, entrando en la 135 posición, a 6 horas y 26 minutos del líder, lo que demuestra una vez más que el Dakar es una carrera que no hace concesiones.

El equipo Peugeot, que volvía a la carrera tras 25 años de ausencia luego de ganar cuatro años de forma consecutiva entre 1987 y 1990, perdió tiempo con respecto a Al-Attiyah.

El español Carlos Sainz terminó octavo, a 2 minutos y 6 segundos y su compañero, el francés Stephane Peterhansel, fue décimo, a 29 segundos de Sainz y a 2 min 35 seg del líder.

"Es un poco estresante afrontar la primera especial y no saber a qué nivel se está con respecto a los demás. Hemos comenzado la carrera sin asumir demasiados riesgos, con cuidado, sin perder de vista la información de las pantallas... Ahora de lo que se trata es de hacernos al coche. No teníamos ni la menor idea de cómo nos posicionaríamos. No me he sentido cómodo asumiendo riesgos ni conduciendo, creo que aún puedo mejorar. Realmente no he atacado", aseguró Peterhansel.

El argentino Emiliano Spataro (Renault) sorprendió a todos y cruzó la meta sexto (a 1 minuto y 18 segundos).

En motos, Sunderland marcó el mejor tiempo (01h 18min 57seg). Unicamente el portugués Paulo Gonóalves (Honda) se quedó cerca, a sólo 5 segundos, mientras que el vigente campeón, Marc Coma (KTM), fue tercero, a 1 minuto y 12 segundos.

"Es difícil basar toda tu estrategia en la primera etapa ya que aún no se sabe quién ha dado el máximo. También es importante no darlo todo pues hay que conservar la moto para las próximas etapas. Con todo, considero que he hecho una buena especial, lo que es un buen motivo para estar contento", dijo Sunderland.

"Soy aspirante (al triunfo final) el primer día. Espero ser también aspirante al final pero sólo hemos cubierto 175 kilómetros y queda mucha carrera por delante", añadió.

Casale, el triunfo del favorito

En cuadriciclos, el chileno Ignacio Casale (Yamaha) dio un golpe sobre la mesa desde el primer día y se impuso con autoridad a todos sus rivales (01:37:08).

Casale, que en 2014 se convirtió en el primer chileno en ganar el Dakar en quads, demuestra desde el principio que quiere superar su registro del año pasado, donde ganó hasta siete etapas.

El polaco Rafal Sonik (Yamaha) acabó segundo (a 1min 07seg) y el uruguayo Sergio Lafuente (Yamaha), tercero (a 1min 23seg).

"La etapa ha estado muy bien, ha sido muy rápida. Creo que he hecho una buena especial. Me he sentido cómodo aunque me habría gustado que el quad alcanzara la velocidad máxima que yo esperaba, pero confío en que lo podamos arreglar. En los últimos 30 kilómetros he tenido que bajar un poco el ritmo para cuidar el embrague. La carrera empieza ahora y vengo dispuesto a darlo todo", reconoció Casale en la meta.

En camiones el triunfo fue para el trío formado por los holandeses Hans Stacey y Bernard Der Kinderen y el belga Serge Bruynkens.

En esta edición, la séptima que se disputa en Sudamérica por razones de seguridad, participan 654 competidores de 53 nacionalidades en un trazado exigente que incluye varias provincias argentinas, el cruce de la Cordillera de los Andes, el salar de Uyuni en Bolivia y el desierto de Atacama en Chile, el más árido del planeta.

Este lunes, la segunda etapa constará de 625 kilómetros en autos y motos (646 km en camiones), de los cuales 518 km cronometrados y 107 de enlace, entre las ciudades de Villa Carlos Paz y San Juan.

abr