Son los máximos exponentes del alto desempeño del fabricante de Munich. Se trata de los BMW M3 Competition sedán y M4 Competition Coupé, modelos de los que se anunció su arribo a nuestro país para el tercer mes del año.

Como sabes desde hace algunos años la firma bávara hizo una segmentación específica para sus modelos con carrocería tipo sedán y coupé. Sin embargo M3 y M4 cumplen totalmente con su misión de ofrecer la máxima emoción al volante.

Agresivos por siempre

Para dejar en claro su temperamento explosivo, cuentan con un diseño potenciado por diferentes elementos estético y aerodinámicos, todos ellos especialmente creados para la familia M. De esta forma la parrilla tipo riñón con barras horizontales, salpicaderas más anchas y con ventilas para refrigeración, estribos laterales, techo hecho con un polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP) así como dos pares de salidas de escape no los podrás encontrar en otro modelo.

Por lo que se refiere a los tonos, BMW dispuso de una paleta de colores igualmente reservada entre los que están los acabados Sao Paulo Yellow, Toronto Red metálico e Isle of Man Green metálico. A ellos se suma la posibilidad para que el comprador ordene el paquete exterior M Carbon así como accesorios BMW M Performance.

Máximo desempeño

Los dos turbocargadores con refrigeración por aire de carga indirecta, un sistema de admisión de aire con flujo optimizado y un sistema de inyección directa de gasolina, permiten que la entrega de potencia sea instantánea eliminando así el turbolag. En cuanto a cifras, el motor seis cilindros en línea TwinPower Turbo alcanza los 510 caballos de potencia y un par máximo de 650 Nm.

Esta fuente de poder está asociada a una transmisión M Steptronic de ocho cambios con Drivelogic con mandos en el volante y en la palanca.

Un elemento esencial en el comportamiento de ambos modelos está en la puesta a punto del chasis. Por ello BMW trabajó en él logrando así un alto nivel de rigidez torsional que le permiten soportar la acumulación de fuerzas laterales en todo el rango de aceleración lateral, así como un mejor comportamiento de la dirección al permanecer neutral incluso en el límite.

Por lo que se refiere a la suspensión, cuentan con el sistema adaptativo M con amortiguadores controlados electrónica, cinemática y elastocinemáticamente con reglajes específicos de la división M para ambos ejes. Por lo que se refiere a la dirección, ésta se vale del sistema M Servotronic con lo que ajusta su dureza.

Estos modelos son los primeros en contar con la función de deslizamiento controlada gracias al nuevo sistema M Dynamic Mode por lo que ofrecerán más diversión a sus afortunados dueños quienes podrán mejorar su técnica de drifting.

marcos.martinez@eleconomista.mx