Tres mujeres se confiesan frente al público. Tres mujeres que llevan consigo diversos fantasmas que deberán exorcizar para poder cerrar ciclos y así seguir adelante. Éste es el contexto en el que se desarrolla la puesta en escena De la piel y sus destellos, escrita y dirigida por Conchi León.

“Es una obra muy personal. Se habla de los fantasmas con los que cargamos en nuestras vidas y que tienen que ver con los ciclos, personas, lugares y etapas de la vida. Y desde un asunto de lo sobrenatural, de las personas importantes que ya no están ya sea en lo físico o en lo emocional”, nos comenta Sonia Couoh, quien estelariza la obra junto a Itari Marta y a la misma Conchi León.

La obra se desarrolla en Valladolid, Yucatán, en una casa sencilla y humilde con varios elementos que irán cobrando sentido conforme avanza la acción.

El drama inicia con un pequeño guiño a Macbeth, con las tres actrices y se habla de brujas y cosas sobrenaturales que trazan de manera simbólica una especie de ritual para que las participantes se despidan de sus fantasmas. En palabras de Sonia, en De la piel y sus destellos hay una especie de teatro psicodramático que gira en torno a las experiencias personales de Itari y Conchi, sus ciclos y relaciones con sus padres, entre otras cosas.

“Contamos estas historias como las cuenta un cuentacuentos, además de los elementos teatrales y poéticos (…) Las tres interpretamos las vidas de ellas e intercalamos personajes. A veces soy la mamá y el papá de Itari, a veces soy Itari, a veces la mamá de Conchi (...) Entonces se vuelve algo muy divertido”, agrega Sonia.

Por otro lado, en cuanto al cierre de ciclos se refiere, la obra alude al cierre del Foro Shakespeare, dirigido por Itari, el cual cerrará sus puertas el 30 de septiembre y que para Itari y muchos creadores de la comunidad teatral ha sido una fuente de trabajo y satisfacciones.

“Como parte del gremio (…) nos preocupa. Por lo menos, en mi trayectoria, ha sido un foro importante donde he tenido la oportunidad de presentarme en varias etapas de mi vida. Es doloroso el cierre de un espacio en este país, en esta ciudad. Ha sido un proyecto que tiene muchos proyectos alternos como el Centro Cultural Autogestivo, El 77, sede de la compañía de Teatro Penitenciario”.

“Era importante juntarnos las tres para hablar esto, sobre todo, porque formo parte de un espacio independiente, que es la Sala B de la Teatrería, y sé lo complicado que es levantar un teatro, calentarlo y hacer un público. Como actriz, productora y creadora era importante poder unirme”, dice Sonia.

Por último, Sonia agregó lo siguiente: “Es una obra del corazón, que parte de la generosidad de las tres y de querer contar juntas esto que tiene que ver con la muerte y el cierre de ciclos y de despedirse de cosas que estorban”.

De la piel y sus destellos se presentará en el Foro Shakespeare todos los lunes y martes a las 8:45 de la noche, hasta el 25 de septiembre.