Los neurocientíficos Arturo Álvarez-Buylla, Joseph Altman, y Giacomo Rizzolatti fueron distinguidos el miércoles con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2011, según anunció el jurado del galardón.

El jurado destacó que sus trabajos sobre la regeneración de neuronas en los cerebros adultos abrían una ventana al tratamiento de enfermedades como el Alzheimer.

Los descubrimientos de estos tres investigadores se encuentran entre los hallazgos más importantes de la neurobiología, cambiando nuestra forma de entender el cerebro , dijo el jurado reunido en la ciudad española de Oviedo.

Y abren nuevos caminos para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson, así como para la comprensión y posible tratamiento del autismo , agregó.

Las investigaciones del estadounidense Altman y el mexicano Álvarez-Buylla se centran en la llamada neurogénesis, o regeneración de neuronas en cerebros adultos, mientras que Rizzolatti, italiano de origen ucraniano, descubrió las neuronas espejo, que se activan no sólo durante la ejecución de una acción, sino también durante la observación de la misma.

Se trata del cuarto de los ocho premios Príncipe de Asturias que se falla este año, después de conocerse el de Comunicación y Humanidades, que recayó en la Royal Society of London; el de las Artes, que distinguió al director de orquesta italiano Riccardo Muti; y el de Ciencias Sociales, concedido al psicólogo estadounidense Howard Gardner.

El premio, que se entrega en una solemne ceremonia en Oviedo durante el otoño boreal, está dotado con 50,000 euros y una escultura del artista catalán Joan Miró.