Gijón.- La periodista y escritora mexicana Sanjuana Martínez fue declarada aquí ganadora del Premio Rodolfo Walsh de novela policiaca no ficción 2011, que concede la Semana de Novela Negra de Gijón por su obra La frontera del narco .

En un acto celebrado en la XXV edición del festival literario, que del 6 al 15 de julio se celebra en este puerto del norte de España, el jurado premió también ganador en esta categoría al argentino Guillermo Saccomanoo por su novela Un maestro .

Martínez (1963, Monterrey, Nuevo León) no pudo asistir este año al evento en Gijón, por lo que se le hará llegar el diploma acreditativo y el Rufo , la pequeña estatuilla.

Sobre La frontera del narco (editorial Temas de Hoy), Paco Ignacio Taibo II comentó que es una colección de crónicas de periodismo de alto riesgo, hechas en el terreno en medio de la amenaza de narcotraficantes, policías y militares.

Es una periodista que se ha convertido en una de las más importantes del país por tocar temas calientes y estar en la punta de la denuncia de las combinaciones del narco, que incluyen corrupción, complicidades de gobernantes y ha reventado algunas de esas cosas , dijo.

El premio es compartido con el argentino Guillermo Saccomanno por su novela Un maestro (Planeta Argentina), que da voz a su amigo Nano Balbo, que estuvo preso por la dictadura militar argentina y narra sus experiencias a partir de su desaparición en los años 70s.

El Premio Celsius 232 , a la mejor novela de fantasía o ciencia ficción, es para el español Emilio Bueso por su obra Diástole (editorial Salto de Página), que la define como una historia sobre redención a través del arte, la heroína y el aborto, con un romance de fondo .

El premio Hammett , a la mejor novela policiaca, recayó en la española Cristina Fallarás por su novela Las niñas perdidas (editorial Roca), una historia según su autora escrita desde la rabia, sobre el maltrato de la mujer a la mujer, y lo difícil de ser madre y profesionista a la vez .

El premio Espartaco , a la mejor novela histórica, es para el español Ignacio Martínez de Pisón por su obra El día de mañana (editorial Seix Barral), que busca ir más allá de la versión oficial de la transición democrática española y dar una más realista de sus protagonistas.

El premio Silverio Cañada , a la mejor novela negra, es para el argentino Enrique Kike Ferrari por su obra Que de lejos parecen moscas (editorial Amargord), en la que narra cómo un ex mando medio de la dictadura militar de su país convertido en empresario debe deshacerse de un cadáver que le siembran en su coche.

apr