A lo largo de casi 10 años, la banda capitalina Rey Pila ha ido mutando en su sonido y conformación. El disco debut homónimo, Rey Pila (2010), se concibió prácticamente como un disco solista creado por el vocalista Diego Solórzano, tras la separación otro proyecto musical conocido como Los Dynamite. 

Para sus integrantes, Rey Pila se consolidó como banda cuando Julian Casablancas, líder de The Strokes, los firmó en su disquera Cult Records. “Creo que ha sido un camino muy enriquecedor desde ese disco solista de Diego [Solórzano]”, dijo el guitarrista Andrés Velasco en entrevista telefónica con El Economista

“Somos una banda que ya tenemos un buen camino recorrido, pero muchas veces apenas sentimos que estamos empezando”.  

En sus primeros años como banda grabaron en los estudios DFA, en Nueva York, Estados Unidos —propiedad de James Murphy, líder de LCD Soundsystem— y han estado de gira con artistas como The Strokes, Interpol, The Rentals y Brandon Flowers, Depeche Mode y The Cure. La conversación con el guitarrista ocurrió un par de días después de que la banda fuera seleccionada personalmente por Robert Smith, para abrir la más reciente presentación de The Cure en la Ciudad de México. 

“Fue una especie de sueño hecho realidad. Toda la banda somos muy fans de The Cure (…) Nos enteramos un par de semanas antes que nos había escogido Robert [Smith], y querían que una de las bandas abridoras fueran mexicanos“. Para “nosotros abrir ese concierto en nuestra ciudad como estar fue un lugar de honor (...) y algo que nunca vamos a olvidar”. 

Aunque la experiencia fue muy gratificante, la banda conformada por Diego Solórzano, Andrés Velasco, Rodrigo Blanco y Miguel Hernández mantiene siempre su mente colectiva conectada al proceso de crear canciones. 

Crear música: un proceso que nunca para

En 2017, la banda editó su primer EP, Wall of Goth, reinterpetaron un tema de Siouxsie & The Banshees y comenzaron a realizar varias expediciones a los estudios Sonic Ranch para grabar lo que sería Lucky No. 7 (Arts & Crafts, 2019), su más reciente lanzamiento. Los estudios ubicados en Tornillo, Texas, tienen una consola de grabación Neve de 80 canales y sus terrenos colindan con la frontera con México. El guitarrista de la banda define los estudios Sonic Ranch “como Disneylandia para los músicos”.  

"Lucky No. 7" (Arts & Crafts, 2019).

La banda comenzó a trabajar las maquetas de estas nuevas composiciones en la Ciudad de México, su base de operaciones, para luego llevarlas al rancho. “Por lo general, todo lo arrancamos en nuestro estudio en la colonia Roma. Ahí es donde continuamente estamos haciendo música y es una disciplina donde no hemos parado de hacer música”, dijo Velasco. 

A lo largo de sus cinco estancias en Sonic Ranch, Rey Pila pudo alejarse de la ajetreada rutina de la ciudad y sumergirse de lleno en el proceso creativo de composición. “[En Sonic Ranch] tienes el equipo necesario, si quieres regrabar una guitarra o un sintetizador, tienes el mejor equipo posible”, dijo. “Ahí no tienes de otra más que estar en medio del desierto, meterte al estudio a grabar y estar todos como banda concentrados en las mismas canciones”. 

“Para nosotros lo más importante siempre ha sido estirar la liga en términos sonoros, o (...) tratar de innovar”, cuenta el vocalista Diego Solórzano, en un documental donde la banda profundiza en el proceso de grabación de este nuevo material.  

Los cinco temas incluidos en Lucky No. 7, siguen evocando sus influencias musicales del Post-Punk, New Wave y melodías repletas de sintetizadores. A momentos, la banda suena a XTC, The Police, The Cars, The B-52’s y esta amalgama de influencias –que siempre han sido parte de su sonido– en esta producción se entremezclan con las líricas de Solórzano y los arreglos que agrega el resto de la banda. Lucky No. 7 es la primera producción donde Rey Pila graba sin un productor externo y fue un nuevo reto, luego de haber colaborado con Chris Coady (Beach House), Julian Casablancas y Shawn Everett (Kim Gordon, Jenny Lewis).  

Para Andrés Velasco las canciones que conforman este nuevo material construyen “un puente entre el sonido de nuestro último EP y el sonido hacia donde queremos ir en nuestro siguiente álbum”. 

El músico también confirmó que Rey Pila ya tiene completada su siguiente producción y se están afinando los detalles para un lanzamiento tentativo el próximo año. En su etapa como una agrupación, Rey Pila ha tratado de mirar siempre hacia el frente y mantener el proceso creativo como una prioridad. “Siempre hemos tenido este sueño de cada vez hacer mejor música para nosotros y sentir que estamos evolucionando”, agregó.

[email protected]