No me importa ser el más famoso, pero sí me importa ser uno de los mejores , dijo en entrevista el actor Damián Alcázar (Jiquilpan, Michoacán, 1953).

Ni las riquezas, ni la fama, mucho menos importan las banalidades, porque esas son cosas superfluas, aledañas, que igual llegan, igual no , contó.

Tiene convicciones y por eso no acepta trabajar en cualquier película. Elijo mis proyectos porque me interesa decirle cosas a la gente , declaró.

Le impone la opinión que de él tenga su hijo por sobre cualquier otra crítica. Lo que quiero es que mi hijo esté orgulloso con el trabajo de su padre , declaró.

Hace un pape pequeño en la película "Memoria de mis putas tristes", con guión de Jean Claude Carrière, sobre la novela del premio Nobel de literatura, el colombiano Gabriel García Márquez y también aparece en la nueva película "El Infierno" de Luis Estrada.

Es también el actor principal de "Chicogrande", de Felipe Cazals, que está en cartelera y en breve, doblará un personaje de "Ana", la película animada en 3-D de Carlos Carrera.

Alcázar dijo que Cazals lo llamó para trabajar en "Chicogrande" no por ser uno de los mejores actores de cine en México, sino porque es uno de los más responsables: Sabe que si dice vamos yo siempre estoy listo, ya sea para traerle una silla o escuchar sus consejos .

"Chicogrande" es un personaje como muchos que hubo en la Revolución Mexicana, revolucionario y villista, leal y valiente. En una de las escenas, "Chicogrande" le da una lección a su compañero de armas: Morirse es fácil, lo difícil es vivir correctamente , dice el personaje.

Sobre esa frase, contó Alcázar, encierra el sentido de la película de Cazals, pero también encierra todo el sentido de mi vida profesional , agregó.

En Hollywood hizo uno de los personajes en Las crónicas de Narnia. El príncipe Caspian. En Ecuador filmó Crónicas, sobre un asesino y violador de niños. En Colombia interpretó Satanás, sobre un asesino.

Es muy bueno imitando los distintos acentos del español, incluso, algunos juran que es colombiano por su manera de hablar.

Trabaja tanto y por todos lados del mundo que se dice que Damián Alcázar vive en hoteles y en aviones.

Tengo mi casa en San Miguel de Allende, pero no vivo ahí, tengo mis calzones, mis discos, mis libros y mis Arieles , dijo.

Su método actoral no tiene que ver con talento, tiene que ver con: Trabajo, trabajo y más trabajo , declaró.

Si trabajas tres horas diarias en tu personaje, el resultado es un personaje de tres horas, si trabajas ocho horas diarias tendrás un personaje de ocho horas. , dijo.

La otra regla de Alcázar para actuar es que no haces un personaje solamente con el guión, lo haces con el conocimiento de la vida , explicó.

[email protected]