Científicos e ingenieros de la NASA que trabajan con el robot de exploración Curiosity en Marte, decidieron que una montaña del planeta rojo lleve el nombre “Rafael Navarro”, para rendir homenaje al investigador del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de la UNAM, quien falleció el pasado 28 de enero de 2021.

El destacado investigador fue líder en el estudio de la astrobiología y colaboró con la NASA en el desarrollo del equipo Sample Analysis at Mars (SAM, por sus siglas en inglés), un laboratorio portátil que ha revisado la química del suelo, rocas y aire marcianos y que ha sido clave en los hallazgos realizados por la misión hasta el momento. 

También ayudó a dirigir el equipo que reconoció compuestos orgánicos antiguos en Marte y sus logros incluyeron la identificación del papel de los relámpagos volcánicos en el origen de la vida en la Tierra.  

“Como equipo decidimos que sería una buena forma de honrar a nuestro colaborador y amigo Rafael Navarro González. Había tres opciones de objetos, lo hablamos con Fabiola (su viuda), Karina (su hija) y su hermano Rafael y ellos decidieron que ese podría ser. Sabemos que los nombres oficiales para los objetos en el espacio los da la Unión Astronómica Internacional, pero creemos que con esta iniciativa el nombramiento formal será más rápido”, dijo Paul Mahaffy, líder del grupo de expertos de la NASA y principal promotor de la iniciativa.

La montaña “Rafael Navarro” se encuentra en una región de transición del cráter, es rica en arcillas y una de las que más sulfatos minerales tienen; se localiza al noroeste del cráter Gale, cerca del Monte Sharp, donde está trabajando el robot que arribó a este planeta en agosto de 2012. Hoy este espacio pdría ayudar a científicos a comprender mejor los cambios en el clima del planeta rojo que lo llevaron a sus actuales condiciones. El sitio será clave el próximo año para los trabajos de Curiosity.

Nombres a los sitios explorados 

El equipo de Curiosity ha dado nombre a otros sitios explorados por el robot en honor a científicos que han fallecido y fueron clave en sus trabajos de investigación, como Jake Matijevic, John Klein, Heinrich Wänke y Nathan Bridges, aclaró Mahaffy. 

En el pasado, la Unión Astronómica Internacional, encargada de dar nombre oficial a los objetos celestes, nombró a un cráter de la Luna en honor a Luis Enrique Erro; en 2015 una estrella de la constelación Camelopardalis (la Jirafa) fue nombrada Tonatiuh, y su exoplaneta Meztli, en honor a los dioses nahuas del Sol y la Luna. 

(Con información de DGCS UNAM)

nelly.toche@eleconomista.mx

kg