El famoso “precio único del libro” se queda como se diseñó, señaló Carlos Anaya Rosique, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem).

“Es un tema juzgado, con validez constitucional y uno de los elementos necesarios para la ley. Lo que necesitamos son más librerías (...) entre otras cosas”.

El año pasado, el Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) encabezado por Hilda Esthela Flores propuso reducir el tiempo para que los vendedores de libros pudieran ofertar precios por debajo del precio único en menos, pero la propuesta fue desechada.

“La Ley de Fomento para la Lectura y el Libro no se agota en el precio único (...) hay muchos otros elementos que hay que atender, como la promoción de la lectura, el desarrollo de bibliotecas, tanto públicas como universitarias; salas de lectura y sobre todo el desarrollo de librerías”, explicó.

Incluso, el entrevistado aseguró que le gustaría que el periodo del precio único se amplíe en beneficio de los editoriales y se definan las sanciones a quien lo viole.

Para Anaya, el tema importante es la recomposición de la cadena productiva del libro.

“El reto es hacer que operen bien todos los elementos que tiene la ley entre estas cosas, cómo hacemos que haya presupuestos en los distintos programas para que se desarrollen bien”, mencionó.

La Caniem propone modificar el régimen fiscal de las librerías: lograr que el sector se beneficie con el mismo régimen fiscal de Impuesto al Valor Agregado de la industria editorial en particular; es decir, pasar de la categoría de exento a la categoría de tasa cero, que redundaría en beneficios para un mayor impulso y diversidad.

“La salida del libro son las librerías. En la CDMX, por ejemplo, hay una cada 16,000 habitantes mientras que en Zacatecas hay una librería por cada 82,000”, comentó.

Según datos del Inegi, la media en el país es una librería por cada 43,000 personas.

“Es una tragedia. Nuestros números son más tristes que los de ellos, por eso es necesario abrir más librerías en el país”, dijo.

“La Ley de Fomento para la Lectura y el Libro establece que se debe promover la lectura y hacer programas para la creación de librerías en México y por eso es muy importante la tasa cero del IVA a las librerías”, añadió.

En la propuesta de la Caniem se lee que “los costos de operación de una librería son altos pues, como empresa en régimen de exento, el IVA es considerado como un costo, al no lograr su recuperación, con la consiguiente reducción del margen costo-venta, que impide la reinversión que generaría beneficios tales como mayor acercamiento al consumidor de libros, creación de empleos y mejora en los niveles de adquisición de la producción editorial”.

En el 2016, la industria editorial registró una venta de 137.4 millones de ejemplares; 6.3% menos respecto al año anterior.

Librerías en México

Según datos de la Caniem, el resumen estadístico de puntos de venta del libro presenta una descripción de las principales características de las librerías, registradas por la Coordinación de Información Estadística en México, tales como el tipo de establecimiento, localización, tamaño o tipo de fondo. La edición más reciente de este resumen corresponde al año 2014 y se puede destacar lo siguiente:

• 1,204 puntos de venta encuestados, de los que 43% son matrices y el resto son sucursales.

• 31% de los puntos de venta se encuentra en la CDMX, los estados de Jalisco y de México son los segundos con más librerías, con 7% cada uno.

•  62% son librerías tradicionales, 19% son librerías de editoriales y alrededor de 7% son librerías universitarias.

• 33% de las librerías cuenta con un espacio de menos de 50 metros, otro 20% cuenta con área de entre 50 y 100 metros cuadrados.

•  44% de los puntos estudiados se encuentra contenido en otros espacios, los más recurrentes son los centros y plazas comerciales (33%), campus, colegios o institutos de investigación (21%), museos, zonas arqueológicas y casas de cultura (17 por ciento).

• 55% de los puntos tiene un fondo de tipo general, mientras que 26% exhibe un fondo especializado.

vgutierrez@eleconomista.com.mx