Se deben mantener los criterior que hicieron plausible el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y el gran reto será que la nueva figura no pierda la agilidad administrativa que había ganado ese fondo, expresa Susana Harp, presidenta de la Comisión de Cultura del Senado dela República.

El Fonca, que se creó en 1989 para otorgar estímulos a la creación artística en diferentes disciplinas, dejará de ser un instrumento fiduciario para ser integrado como una entidad de la Secretaría de Cultura, encabezada por Alejandra Frausto Guerrero.

La decisión generó polémica en la comunidad cultural y en el Poder Legislativo, por lo que El Economista buscó la opinión de la senadora Susana Harp, quien sostiene que el mayor reto de este cambio que se avecina será mantener la agilidad administrativa que había consolidado el Fonca.

Expresó que ésta es una “oportunidad de cambiar lo que no había funcionado, como introducir personas frescas (a los jurados), lo cual implica que hay otros criterios, que no serán siempre los mismos. Yo confío en que Alejandra (Frausto) va a seguir respetando que los jurados sean pares, que no vaya a haber ningún tipo de intenciones de meter alguna idea oficial, pero el gran reto es que no pierda la agilidad administrativa que el fideicomiso tenía”, reitera.

El pasado miércoles, mediante una carta hecha pública, la Comisión de Cultura del Senado exhortó a la titular de Cultura a que en la nueva entidad que sustituya al Fonca, las becas sean “decididas por integrantes de la propia comunidad”, además de que los estímulos a la creación artística no sean “objeto de ningún condicionamiento” y, finalmente, que “la relación entre las y los beneficiados y la autoridad se circunscriba sólo al cumplimiento de los compromisos contraídos, la transparencia y la rendición de cuentas”. Además, la comisión le propone a Frausto participar en la reglamentación de la nueva figura administrativa que vaya a surgir, “para garantizarle a la comunidad artística e intelectual de nuestro país, los derechos culturales que deben permanecer”.

La misiva la firman 12 integrantes de la comisión, incluida su presidenta Harp.

La representante del estado de Oaxaca en el Senado, Susana Harp, aseguró que la propia titular de Cultura fue quien recibió el documento. “Nos recibieron perfectamente bien la carta, tuvimos ya un intercambio de ideas directamente con la secretaria Alejandra Frausto, ella misma antes de recibir la carta empezó a dar algunas entrevistas. Al final de cuentas, estamos yendo hacia el mismo rumbo y nos da muchísimo gusto, y lo que queríamos básicamente era mostrar nuestro interés desde este cuerpo colegiado de la Comisión de Cultura para aportar y apoyar, trabajar conjuntamente”, comentó.

La intención, dijo, es “continuar con esto que ya tenía el Fonca, había tres bases del fondo: que la creación respondiera a una dinámica cultural del país y no a ningún proyecto oficial de cultura del gobierno en turno, el que fuese. La otra era que el contacto entre creadores y servidores públicos fuera el menos posible, para que la relación pudiera darse precisamente de una manera fluida y sin ningún tipo de condicionamiento, la tercera, que la decisión de en quiénes recaerían los apoyos económicos fuera decidida por los mismos pares, por los propios creadores de arte y de cultura, y que no fueran definidos por algún funcionario en turno. Entonces, básicamente ésas son las tres ideas que estaban ahí, aunque no estuvieran escritas y que todo el mundo siempre aplaudía”, señaló la senadora.

“Sabemos que no todo era perfecto, de hecho, la misma secretaría desde el año pasado propuso ampliar los jurados, que no siempre fueran los mismos que hubieran recibido becas, sino abrirse para que también entrara oxígeno fresco, que hubiera otros criterios y no fueran los mismos”, añadió.

“Este pronunciamiento es para decir ‘aquí estamos’ y que como organismo colegiado queremos apoyar”, concluyó la legisladora.

[email protected]