En México y en el mundo, la preocupación por las altas temperaturas cada vez se hace más visible. Escuchamos de muertes por calor, incendios, especies en peligro y distintos fenómenos que así lo manifiestan; sin embargo, ¿estamos ante un fenómeno irregular o esto es normal? El doctor David Adams, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera, explicó para El Economista que en general en el hemisferio norte, en esta latitud y en esta época (finales de junio, mediados de agosto) es normal apreciar este fenómeno conocido como canícula y en otras partes del mundo tiene más o menos la misma expresión, “es un momento donde suele haber ondas de calor intensas como las que estamos viendo en el norte de México, Grecia o Japón; es parte del sistema climático y en ese sentido es normal”.

Sin embargo, dijo que se han visto récords de temperatura importantes y eso no es parte de la canícula, “es diferente y se piensa que su intensidad se puede atribuir al calentamiento global”, aun así el especialista hizo hincapié en que aún es muy difícil comprobar esto con apenas unos 100 años de datos y en algunas partes del mundo.

Agregó que ver distintas expresiones climáticas en distintas partes del mundo es preocupante como fenómeno global, y veremos episodios más intensos, aunque no necesariamente más prolongados, eso aún no se sabe; sin embargo, fenómenos como urbanización, cambios en el uso de tierra, etcétera, contribuyen a estos fenómenos visibles en distintas latitudes.

¿Qué es la Canícula?

Durante 40 días aproximadamente se da un aumento de temperaturas y disminución de lluvias, a esto se le conoce como la canícula, que tradicionalmente se presenta en medio de la temporada de huracanes, entre julio y agosto.

Se puede observar en la península de Yucatán, el sur, el sureste y algunas zonas del centro de México. Es un fenómeno que produce un calor mayor al que también se le llama veranillo o sequía de medio verano, la canícula es el periodo más ardiente del año, con temperaturas que pueden superar los 45 o 50 grados centígrados en estados del golfo de México y el mar Caribe, de acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

¿Qué se espera en México?

El SMN ha pronosticado una intensa onda de calor sobre gran parte del país; favorecerá temperaturas que pueden superar 40°C en el noroeste, norte, noreste y occidente del territorio, así como en algunos estados del sur del litoral del Pacífico y de la península de Yucatán. Por otra parte, la onda tropical número 21 recorrerá la península de Yucatán a lo largo del día, en tanto que un canal de baja presión se extenderá sobre el noroeste y occidente de la República, combinándose con inestabilidad superior y con el ingreso de aire cálido y húmedo del océano Pacífico.

Las temperaturas máximas se han registrado en el ejido Nuevo León, Baja California, 48.8°C; Altar, Sonora, 45.0°C; Soto La Marina, Tamaulipas, 41.0°C; Mérida, Yucatán, 40.4°C; La Paz, Baja California Sur, 40.3°C, y Tacubaya, Ciudad de México, 27.1°C.

Perspectiva mundial

El verano continúa acumulando temperaturas extremas con olas de calor que, sólo este mes, alcanzaron récords en los cuatro continentes que ocupan el hemisferio norte no tropical.

El lunes, Japón registró una temperatura nunca antes vista en el país desde que existen registros confiables. Kumagaya, una ciudad a tan sólo 64 kilómetros de Tokio, alcanzó 41.1°C. En el este de Asia: Corea del Norte y del Sur rompieron récords de calor que se acercan a los 40°C.

Las temperaturas también se dispararon en Europa y en el Ártico, temperaturas superiores a los 32°C se extendieron hasta el extremo norte de Escandinavia, estableciendo récords en Suecia, Finlandia y Noruega para las zonas por encima del círculo polar ártico.

En Reino Unido, el comienzo de este verano fue más seco que cualquier otro, según el Met Office, el servicio meteorológico. Incluso, esta estación ha sido una de las más calurosas de las que se tienen registros, a tan sólo 0.1°C por debajo del verano que rompió el récord en 1976.

El desierto del Sahara, al norte de África, llegó a un récord el pasado 5 de julio. Los 51.3°C que alcanzó representan la temperatura más alta que se ha registrado de manera confiable en el continente africano, de acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial. América del Norte no es la excepción, este mes, una ola de calor también golpeó a Canadá con 36.6°C el pasado 2 de julio. En EU, las olas de calor durante julio se han extendido desde el noreste, altamente poblado, hasta el desértico suroeste. Dallas vive una impresionante secuencia de fuertes temperaturas que han superado récords durante cuatro días consecutivos, con temperaturas que oscilan entrare los 42 y 43°C. En Sydney, Australia, la temperatura superó los 24.7°C en pleno invierno. Eso es casi 10 grados más que la temperatura promedio para esta época del año.

Cómo reacciona el cuerpo frente a un golpe de calor

¿Cómo podemos entender lo que ocurre frente a un golpe de calor? Las temperaturas extremas causan estrés en el organismo, cuyo funcionamiento óptimo es entre los 36 y 37.5ºC. cuando son más altas, el cuerpo se libera del calor principalmente a través del sudor, aunque la respiración y el incremento en el ritmo cardiaco también pueden expulsarlo.

Entre más caliente y más húmedo, más sudor se expele y esto incrementa el riesgo de deshidratación. En situaciones de calor extremo, el organismo comienza a luchar para poder enfriarse, lo cual puede dar lugar a espasmos musculares, agotamiento y golpe de calor.

De acuerdo con el personal de Mayo Clinic, el golpe de calor requiere tratamiento de urgencia. Ésta es la forma más grave de lesión por calor y puede ocurrir si la temperatura del cuerpo alcanza los 40 °C o más. Esta afección es más frecuente en los meses de verano.

El golpe de calor sin tratar puede dañar rápidamente el cerebro, el corazón, los riñones y los músculos. El daño empeora cuanto más se retrasa el tratamiento, lo que aumenta el riesgo de sufrir complicaciones graves o la muerte.

Algunos de los signos y síntomas del golpe de calor son: temperatura corporal elevada, alteración del estado mental o del comportamiento, alteración en la sudoración, náuseas y vómitos, piel enrojecida, respiración acelerada, frecuencia cardiaca acelerada y dolor de cabeza.

Estas altas temperaturas, producto de la intensa onda de calor que afecta a la mayor parte del territorio del país, se han manifestado en los mexicanos, por lo que el SMN recomendó a la población atender los avisos que emiten Protección Civil y las autoridades federales, estatales y municipales. Además, exhortó a los ciudadanos a tomar medidas preventivas, como no exponerse al sol durante tiempos prolongados, evitar actividades físicas extenuantes en espacios exteriores, especialmente entre las 10 y las 5 de la tarde, hidratarse, evitar tomar en exceso bebidas con alcohol o con cafeína, así como usar ropa ligera, floja y de colores claros de preferencia, usar bloqueador solar.

Baja California ha sido uno de los estados con mayores reportes de casos asociados con las altas temperatura. Son 29, 15 de ellos por golpe de calor, 13 por agotamiento de calor y uno por quemadura solar. Además, se presentaron siete defunciones, seis de ellas en la última semana, un deceso más que durante todo el 2017. En Mexicali se han registrado temperaturas máximas de 48°C.

[email protected]