Cannes. Producida y protagonizada por Brad Pitt, la película Tree of Life (Árbol de la vida), del enigmático realizador estadounidense Terrence Malick, dividió a la platea este lunes en el Festival Internacional de Cine de Cannes, donde concursa por la codiciada Palma de Oro, la cual será anunciada el domingo.

La más esperada película de este Festival mezcla hermosas imágenes de la creación del Universo con las vivencias de un niño de 10 años que crece bajo un padre autoritario y una madre llena de gracia en un hogar de un pueblo en Texas, Estados Unidos, en la década del 50.

La cinta -que provocó abucheos y aplausos en el pase de prensa- destaca por su impresionante fotografía, que sume al espectador en los confines del tiempo y el espacio, además de plantear interrogantes acerca de la religión y el significado de la vida, temas que caracterizan la obra del realizador de 67 años que rara vez aparece en público. A falta del misterioso Malick, que no viajó a Cannes, quien centró las luces de los reflectores fue Brad Pitt, que subió las escaleras del Palacio de Festivales para la gala de estreno del filme acompañado de su esposa, Angelina Jolie, quien vestía un sofisticado vestido negro, y de Sean Penn, otro de los protagonistas del filme. El misterioso realizador rompió con la tradición de Cannes, según la cual los directores de los filmes seleccionados en este certamen se prestan al juego de preguntas de los reporteros, tras la proyección a la prensa de sus películas.