“Cavalleria rusticana es una de las óperas más conocidas del repertorio operístico, una de las más representadas en los teatros importantes del mundo. La han cantado los tenores más grandes, desde Enrico Caruso, pasando por Beniamino Gigli, Franco Corelli, José Carreras, Plácido Domingo o Luciano Pavarotti; y ahora la voy a debutar, nunca le he cantado”, confirma entusiasmado el tenor Fernando de la Mora en entrevista.

Se refiere a la presentación que hará de la ópera de Pietro Mascagni el próximo 14 de noviembre en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario, acompañado por la Orquesta Sinfónica del Estado de México, bajo la dirección del maestro Rodrigo Macías, y del Coro Polifónico del Estado de México, dirigido por su titular, Manuel Flores,y junto a algunos invitados internacionales.

Ese ímpetu del tenor con más de 30 años de trayectoria es por partida doble. Asegura que más allá de ser debutante de la prestigiada ópera, su leitmotiv es más bien que dicha función se ofrecerá a beneficio del Programa de Trasplante de Médula Ósea, que impulsa la Fundación Comparte Vida, una causa en la que el tenor se ha involucrado desde hace 15 años.

“La razón por la que nos reuniremos es únicamente para ayudar, poder darle de vivir a una criatura que no tiene recursos, que padece una enfermedad de la sangre como la leucemia, que se dice rápido, pero es realmente una tragedia. Lo que cuesta un trasplante de media ósea o de células madre es muchísimo”, lamenta mientras hace un estimado en millones sobre la cantidad a la que se puede elevarse el costo de un procedimiento de ese tipo.

El arte al servicio de las causas

El cantante lírico, que ha pisado escenarios tan importantes como la ópera del Met de Nueva York o la Scala de Milán, asegura que las dichas de poner su arte al servicio de la filantropía han sido enormes.

“He tenido el privilegio de ver a un donador empatando con un donante, y el primero que se quiebra es aquel que ayuda. El eterno agradecimiento de ese ser al que se le da la oportunidad no tiene comparación. El donador y el donante quedan hermanados en una comunión una vez la sangre de alguien salva la vida de otra persona. Eso me llena de emoción”, asegura.

Para él es prioritario involucrarse en una lucha, sea cual sea la finalidad, no solamente como artista sino como integrante de la sociedad. “Las causas son muchas y todas son relevantes. Lo más importante es el factor de servir a los demás”, agrega.

Destaca que haber hecho posible la presentación de Cavalleria rusticana “es gracias a la suma de muchas voluntades y de la generosidad de muchos. La Sala Nezahualcóyotl no cobra para ello, Ticketmaster también está aplicado; todo el mundo ha metido las manos para esta causa en común”.

Muchas maneras de ayudar

Según datos del Registro Mexicano de Donadores No Relacionados de Médula Ósea (Donormo), en México existe un banco de datos de apenas 17,000 donantes, cuando la cantidad recomendada tendría que ser de al menos 100,000, dado que la probabilidad de compatibilidad de médula ósea en la población es aproximadamente de una entre 100,000.

Con base en estos números, el tenor invita a la población a acudir a los laboratorios dispuestos para que, de manera gratuita, el donante pueda registrar su información genética en el bando de datos de Donormo que permita facilitar el hallazgo de donantes de médula ósea compatibles con cada paciente. “En caso de que salga un paciente que sea compatible contigo, tú le puedes dar la oportunidad de vivir. Y si estás inscrito ya eres parte de eso, ya lo puedes decir en voz alta”, dice y agrega que él mismo figura en esa lista, a la espera de poder salvar una vida.

Finalmente, el reconocido tenor asegura que “es una gran oportunidad para los amantes de la ópera ver Cavalleria rusticana con un elenco internacional, con una de las mejores orquestas de nuestro país; una gran oportunidad para descubrir este maravilloso género que es la ópera y de sumarse a una bella causa y de convertirse en personas al servicio de los demás”.

Cavalleria rusticana se presentará a las 6 de la tarde del miércoles 14 de noviembre en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario de la UNAM. Los boletos pueden adquirirse a través de Ticketmaster o por medio de la Fundación Comparte Vida.

[email protected]